Este artículo lo encuentro muy interesante, ya que sois muchos los que venís a la farmacia y nos preguntáis sobre que darle a vuestra mascota cuando se encuentra mal.
Creo que la mayoría de gente que tiene perros y/o gatos ha tenido la tentación de darle en algún momento algún tipo de medicación a sus mascotas. Las más habituales en pensar para uso en mascotas son sin duda los antiinflamatorios y entre ellos destacaremos el ibuprofeno y el paracetamol.
Como vemos, la automedicación también la hacemos con nuestras mascotas. Pero la medicación de uso humano puede ser en muchos casos incluso letal en nuestras mascotas así que pensarlo bien antes de darles nada y llamar o ir al veterinario para que os diga que darle.
Muchas veces en las clínicas veterinarias se encuentran casos de gente que les dice si le pueden recetar alguna medicación de uso humano en vez de las que venden ellos, en algunos casos si se puede pero en otros porque hay compuestos que no son iguales para humanos que para animales, e igual que esto también pasa que en la farmacia no podemos encontrar ciertos medicamentos veterinarios debido a que son de uso animal y no humano o no tienen una presentación para solo unas pocas pastillas.
Veamos primero un poco lo que pasa con el ibuprofeno y el paracetamol que son las más habituales por las que se pregunta en la farmacia.

1- Ibuprofeno (Antiinflamatorios no esteroides)
En prácticamente la totalidad de los hogares podemos encontrar antiinflamatorios no esteroides. Se trata del ácido acetilsalicílico (Aspirina), el ibuprofeno o el naproxeno. Aunque estos medicamentos humanos nos alivian cuando sentimos muchos tipos de dolor, para nuestro perro pueden ser fatales. Si los ingiere puede sufrir problemas gastrointestinales graves, como vómitos, diarreas, dolor abdominal, inapetencia, ulceras y, en algunos casos, un fallo renal que le provoque la muerte.
La dosis humana recomendada en adultos es de unos 1200 mg – 1800 mg diarios , dosis usual de 400 a 600 mg cada 4 a 6 horas .  En perros: La dosis recomendada es de 5 mg por kilo pero se ha visto que el uso prolongado puede provocarle efectos secundarios En gatos: La dosis terapéutica no se ha establecido pero se sabe que a partir de 100 mg por gato aparecen úlceras gástricas.
El margen terapéutico para los humanos, es decir la seguridad del producto , es parecida a la aspirina y no suele dar problemas.
En perros, el margen es mucho más estrecho, a partir de 8 mg empieza a haber problemas y los gatos son doblemente sensibles.
Aquí dejo una tabla con las dosis a partir de las cuales vemos ya efectos muy nocivos en perros:
25-125 mg/kg: Vómitos , diarrea , nausea , dolor abdominal , anorexia
>175 mg/kg: Todo lo de arriba más vómitos con sangre , diarreas con sangre , poliuria , polidipsia , oliguria , uremia , fallo renal.
> 400 mg /kg: Todo lo de arriba más ataques convulsivos ,  ataxia , como , shock
> 600 mg/kg: Muerte.
Si nos imaginamos la presentación más habitual de humano, 400 mg, y el perro medio de unos 15 kilos , la dosis tóxica sería ya con menos de una pastilla y podríamos ver síntomas de problemas con sólo que le demos más de un cuarto de la misma. Así que no es buena idea utilizarlo como antiinflamatorio ya que tiene unos márgenes de seguridad muy estrechos.
Si utilizamos la presentación en jarabe (Dalsy) o gotas, tiene 20 mg por ml, y podríamos ajustar mucho más ya que le tocarían unos 6 ml del producto vía oral.
En veterinario disponemos de productos tan efectivos como el ibuprofeno y con unos márgenes mayores.

 

2- Paracetamol
Como en el caso anterior, es otro medicamento humano muy habitual. Se usa para el dolor o la fiebre. Le puede ocasionar  a nuestra mascota complicaciones hepáticas y la destrucción de los glóbulos rojos, con la consiguiente dificultad para trasportar el oxígeno.
En humanos se utiliza 1 gramo cada 6-8 horas y tiene muchas indicaciones, se utiliza en muchas situaciones de dolor, fiebre….  En perros: La dosis es de 10 a 20 mg por kilo de peso de dos a tres veces al día, la dosis tóxica es de 100 mg por kilo.  En gatos: Está totalmente contraindicado ya que son incapaces de metabolizarlo y pueden morir con muy poco que ingieran.
La presentación más típica en humanos podría ser la de 500 mg, a nuestro perro de 15 kilos le tocarían de 150 a 300 mg , difícil partir la pastilla de manera exacta , la dosis tóxica la tendríamos si se tomara 1500 mg , esto son 3 pastillas. La otra presentación que todo el mundo conoce y mucho más segura para nuestros pesos es en jarabe (Apiretal) con 100 mg/ml, a nuestro perro (de 15 kilos en este caso) le tocarían de 1,5 a 3 ml cada 12 u 8 horas.
No existen estudios en perros acerca de su uso y, el poder antiinflamatorio que quizás buscamos en nuestras mascotas, no lo conseguiremos con el paracetamol, sobretodo se utiliza para fiebre y dolor leve o moderado y esto es muy difícil de valorar en veterinaria. Los problemas fundamentales que da en perros pueden ser hepáticos a dosis elevadas durante muchos días.
Los medicamentos que veremos a continuación ya no son tan habituales de dar pero algún caso se ha visto.
 

3- Benzodiacepinas (Diazepam, Alprazolam…)
En estos tiempos de estrés la benzodiacepina está presente en multitud de viviendas, ya que sirve para conseguir dormir y controlar los ataques de ansiedad. Pero no pensemos que es de utilidad si nuestro perro o gato está alterado. Todo lo contrario, le provocará un gran nerviosismo y puede terminar afectando a su hígado también. Se pueden alterar por poca cosa, ya sea por que vayan en el trasportín, por que hagas planes diferentes a los habituales, porque se quede solo en casa muchas horas… Si va a pasar algo de esto lo mejor es consultar con el veterinario para saber cómo podemos calmarle esa ansiedad.

 

4- Antidepresivos (Venlafaxina, Sertralina, Paroxetina…)
Los animales también experimentan períodos de tristeza, pero en ningún caso le pueden servir los antidepresivos que tenemos en nuestro hogar. Consulta el problema con su veterinario.
Si su perro o gato ingiere un antidepresivo, los síntomas pueden incluir apatía, vómito y en algunos casos, una condición conocida como síndrome de la serotonina. Esta condición puede causar agitación, desorientación y una frecuencia cardíaca elevada, junto con presión arterial y temperatura corporal, temblores y convulsiones. Con éstos fármacos pueden llegar a morir.
Estos son algunos de los productos más habituales de darles pero luego también nos encontramos con otros que son habituales tener en casa y que nuestra mascota se los lleve a la boca.

 

5- Antidiabéticos  (Metformina, Glicliazida…)
Si usted o un miembro de la familia toma un medicamento oral para la diabetes asegúrese de mantener estos medicamentos fuera del alcance de su mascota. Los medicamentos para la diabetes pueden causar una peligrosa caída en los niveles de azúcar en la sangre de su mascota, lo que puede causar desorientación, falta de coordinación y convulsiones.

 

6- Antihipertensivos (Enalapril, Hidroclorotiazida…)
Incluso tomados en cantidades muy pequeñas, estos medicamentos usados para tratar la presión arterial alta pueden ocasionar graves problemas para los animales domésticos. Las sobredosis pueden desencadenar una disminución amenazante de presión arterial y ritmo cardíaco.

7- Medicamentos para el TDA y TDAH (Concerta, Strattera, Medikinet…)
Los medicamentos para el trastorno por déficit de atención (TDA) y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) son anfetaminas y son muy peligrosas para las mascotas. Consumir cantidades mínimas de estos medicamentos puede causar temblores mortales, convulsiones, temperatura corporal elevada y problemas cardíacos.

 

8- Pseudoefedrina
Es un compuesto descongestionante que se encuentra en una amplia gama de medicamentos para el resfriado y la sinusitis. La pseudoefedrina y fenilefrina, otro descongestivo, son altamente tóxicos para los animales domésticos. Una tableta que contiene solo 30 miligramos de pseudoefedrina puede causar que un pequeño perro muestre signos clínicos de toxicidad, y sólo tres tabletas pueden ser fatales.

 

9- Antibióticos
Que tome antibióticos inadecuados o en dosis incorrectas puede suponer que el organismo de nuestra mascota se resienta. A largo plazo necesitará tratamientos más intensos y longevos. Asimismo, el animal experimentará síntomas como la depresión, anorexia, vómitos y diarrea.

 

10- Pomadas
Utilizadas para problemas cutáneos, pueden ser tan perjudiciales en mascotas que se recomienda evitar contacto alguno con las mismas por posibles envenenamientos ya que se pueden lamer la zona donde esté la pomada.

 

11- Medicamentos herbolarios
Aparentemente benignos, incluyendo vitaminas y minerales para humanos, pueden provocar intoxicación grave en los animales.
Evidentemente hay más productos que podríamos ir repasando pero creo que estos son los más comunes en casa y con lo cual tener cuidado, que ya habéis visto que una pastilla de uso humano puede ser terrible para nuestra mascota.

medicamentos1

 

Evitar que su mascota esté cerca de sus medicamentos

Para evitar que su perro o gato este cerca de sus medicamentos, siempre manténgalos seguros y fuera de su alcance.
– Si mantiene sus medicamentos personales en una caja de pastillas o recipiente de píldoras semanal, asegúrese de almacenar el envase en un armario, ya que su perro podría pensar que es un juguete de plástico.

– Nunca guarde sus medicamentos cerca de los medicamentos de su mascota.

– En caso de que lleve medicamentos en su bolso habrá que colocarlo en un sitio alto fuera de su alcance, ya que los animales son curiosos les gusta explorar.

Recuerde: Casi el 50 por ciento de todas las intoxicaciones de mascotas involucran medicamentos humanos. Las mascotas metabolizan los medicamentos de una forma muy diferente a la de las personas.
Si su mascota ha ingerido un medicamento para humanos sin receta o con receta, por favor llame inmediatamente a su veterinario, al hospital local para emergencias animales o al centro de toxicología; España: Instituto nacional de toxicología: +34 915620420, Europa (Unión Europea): 112.
Cada año decenas de miles de padres de mascotas llegan a su veterinario o llaman al centro de toxicología animal porque saben o sospechan que su mascota ha ingerido una sustancia tóxica
La mayoría de los dueños de mascotas están conscientes de que existen productos tóxicos para su perro o gato alrededor de su hogar, por ejemplo, anticongelante o veneno para ratas. Pero muchos no piensan dos veces sobre la toxicidad potencial que tienen los medicamentos que toman regularmente
De cualquier manera es cierto que en algunas situaciones nos podemos encontrar con situaciones en las cuales no podemos ir al veterinario o no tenemos los productos adecuados, llamar antes de dar nada vía oral o aplicar cremas con productos que desconocemos, nos podemos ahorrar un buen disgusto.

Medicamentos humanos para nuestros perros ¿Sirven?
Si habéis tenido que ir al veterinario alguna vez y os ha recetado medicamentos para vuestros perros, seguro que os habréis dado cuenta del precio que tienen. Unas simples gotas para los ojos pueden costar más de 14 euros y además duran muy poco.
¿Cuál es la solución a esto? La solución está en los medicamentos para humanos, que tienen los mismos principios activos, pero a un precio mucho menor que los veterinarios, los cuales son demasiado caros, innecesariamente bajo mi punto de vista.
Ahora bien, estos medicamentos siempre los daremos bajo la prescripción de un veterinario, pues son ellos los que saben si ese medicamento es apto para nuestro perro y la dosis necesaria, ya que si le damos una dosis muy alta podemos matar a nuestro perro.

 

Ventajas de los medicamentos para humanos

La ventaja fundamental es el precio. Lo normal es que valgan menos de la mitad que los medicamentos para animales, aunque en muchas ocasiones la diferencia de precio es mayor, pero si no es así nos permite comprarlos sin que el bolsillo sufra.
Otra de las ventajas es que estos medicamentos se pueden encontrar en cualquier farmacia, lo que nos facilita mucho la compra al evitar que nos desplacemos hasta la clínica veterinaria, que en muchos casos los tiene que pedir.

Desventajas de los medicamentos para humanos

– Los medicamentos para humanos aplicados en perros también tienen sus desventajas, siendo la principal la dificultad para dosificarlos. Si tenemos un perro de pequeño tamaño y el medicamento viene en pastillas, que es lo normal, tendremos que partirlas en varios trozos, lo que no es sencillo y hace que la dosis no sea la exacta.

– Otra desventaja es que dependiendo del tipo de medicamento es posible que el farmacéutico no nos lo quiera dispensar, lo casi siempre ocurre en el caso de los antibióticos, los cuales están cada vez más controlados.

Para terminar me gustaría hacer la reflexión siguiente para que pensemos antes de darle nada a nuestra mascota…
Imagina que te duele mucho la cabeza y que, por más que buscas, no eres capaz de encontrar una pastilla para aliviar el problema. Entonces ves en el botiquín ese medicamento que le recetó a tu perro el veterinario cuando se dio aquel golpe, del que tanto se quejaba.
Seguramente, si no hemos perdido el juicio a causa del dolor, en ningún momento se nos ocurriría tomarnos el fármaco de nuestra mascota. Sí que es más probable que lo hagamos a la inversa, que pensemos que a nuestra mascota no va a pasarle nada aunque le demos una medicina diseñada para nosotros. Sin embargo, es un gran error que no debes cometer nunca.