Muchos de nosotros tomamos una o varias tazas de café al día y a muy poca gente no les gusta, pero ¿Sabemos realmente lo que tomamos?

La cafeína con moderación despierta las neuronas, esta sustancia, la cual es su componente mayoritario del café penetra fácilmente en todas las células y favorece la transmisión de los impulsos nerviosos entre las neuronas, por lo que actúa como estimulante del sistema nervioso central. Ayuda a reducir la sensación de cansancio, contrarresta la fatiga muscular, aumenta la alerta y favorece la concentración. También es eficaz para aliviar las migrañas porque favorece la constricción o estrechamiento de los vasos sanguíneos a nivel craneal, y aumenta los efectos de algunos analgésicos. También tiene un leve efecto diurético y estimula el metabolismo de las grasas. Para disfrutar de todos los beneficios de la cafeína, su consumo debe ser moderado, no superar las tres tazas diarias, porque si se toma con exceso puede producir agitación, taquicardia y acidez gástrica.

cafe2

Su consumo está contraindicado en personas con molestias estomacales, ya que aumenta la secreción de ácido estomacal, en caso de hipertensión y de enfermedad cardiaca, es mejor optar por la versión descafeinada, siempre que el médico lo autorice, y las embarazadas deben beberlo con mucha moderación.

El café contiene un alto contenido en compuestos con capacidad antioxidante (polifenoles), uno de los grupos antioxidantes más numeroso, de entre todos los cafés, el verde es el que posee mayor cantidad de estos antioxidantes.

El cafeto es la planta de la que se obtiene el café, es un arbusto perenne. Sus frutos de color verde, se vuelven marrón al tostarlos. Cuanto más se tuestan más oscuros se ponen y más fuerte es su sabor.

Si sólo se utiliza en una sola fuente de calor, se obtiene el café tostado o natural; si durante el proceso se añade azúcar se carameliza y envuelve los granos y se obtiene el café torrefacto, con más cuerpo y un color y sabor más intenso.