collage 4

 

El sistema inmunológico es el mecanismo de defensa natural de nuestro cuerpo frente a organismos infecciosos (virus, bacterias, hongos o parásitos) y sustancias que causan enfermedades.

Está formado por una serie de órganos, tejidos, proteínas y células especializadas que trabajan conjuntamente para combatir a estos organismos invasores y así evitar que dañen nuestra salud.

Con la llegada del otoño e invierno, nuestro organismo tiende a debilitarse y vale la pena adoptar algunas medidas para aumentar las defensas. Aumentar las defensas nos ayudará no sólo a prevenir la gripe, sino a recuperar la energía y mantener un buen estado de salud.

 

Los tres pilares esenciales para conseguirlo son los siguientes: dieta equilibrada, actividad física y buena actitud mental.

  • Sigue una alimentación sana a base de verduras, frutas y vegetales ricos en vitaminas y minerales.
  • Bebe un mínimo de dos litros de agua al día.
  • Haz ejercicio físico regularmente, estarás más fuerte, activo y reducirás el estrés.
  • Mantén una buena actitud mental; sé positivo, optimista, relájate y no te estreses. La depresión, la ansiedad, el estrés, la angustia o el miedo tienen efectos negativos sobre la salud disminuyendo la energía y las defensas.
  • Practica el yoga y la meditación. Las técnicas de control respiratorio, relajación y meditación te ayudará positivamente a subir las defensas.
  • Evita hábitos nocivos; el consumo de tabaco y otras drogas dificulta la correcta absorción de vitaminas necesarias para un buen funcionamiento del sistema inmune.
  • Duerme bien y descansa lo adecuado.

A parte de cuidar los aspectos anteriores, podemos recurrir a ciertos alimentos o remedios naturales que nos ayudarán aún más a fortalecer el sistema inmunológico:

  • Jalea real: contiene vitaminas A, B, C y E, hierro, fósforo, calcio, selenio y cobre, ayudando a prevenir y combatir las infecciones.
  • Equinácea: con propiedades antifúngicas, antibacterianas, antiinflamatorias
  • Infusiones de té verde: estimula la producción de células inmunitarias.
  • Própoleo: rico en oligoelementos, bioflavonoides, vitaminas y aminoácidos, ideal en problemas respiratorios recurrentes y situaciones de bajada de defensas.
  • Jengibre: ayuda a prevenir la gripe, infecciones y dolores.
  • Eleuterococo: estimula el sistema nervioso central y aumenta la resistencia a enfermedades.
  • Miel de abejas: es un antibiótico natural.
  • Zumos de cítricos ricos en vitamina C
  • Ajo, cebolla: tienen un poder antivírico muy importante.
  • Ginseng: Estimula el estado de ánimo, la concentración y reduce el estrés y la fatiga.
  • Oligoelementos como el Zinc o el Selenio que también fortalecen las defensas.

 

    By Gemma Torà