¿Qué es el yogurt?

Es un producto de consistencia semisólida donde el fenómeno más importante es la transformación de la lactosa (azúcar de la leche) en ácido láctico beneficioso para nuestros intestinos. Esta transformación es debida a la acción de bacterias específicas que se incluyen en la leche, como el Streptococcus thermophilus y el Lactobacillus bulgaricus, pero también se están incluyendo otras bacterias como el Lactobacillus acidophilos y Bifidobacterium bifidus. La incorporación de estos dos últimos le confieren la denominación de Bifidus.

El yogurt es considerado un alimento fundamental para la salud, debido a que es un producto probiótico (contienen varias colonias de microorganismos vivos que influyen positivamente en nuestro organismo). Aportan efectos realmente benéficos, mejorando principalmente la salud de la flora intestinal.

¿Cuál es su origen?

Su origen se sitúa en Turquía aunque también hay quien lo ubica en los Balcanes, Bulgaria o Asia Central. Su nombre tiene el origen en un término búlgaro: «jaurt». Se cree que su consumo es anterior al comienzo de la agricultura.

Los pueblos nómadas transportaban la leche fresca que obtenían de los animales en sacos generalmente de piel de cabra. El calor y el contacto de la leche con la piel de cabra propiciaban la multiplicación de las bacterias ácidas y fermentaban la leche.

La leche se convertía en una masa semisólida y coagulada.

Una vez consumido el fermento lácteo contenido en aquellas bolsas, éstas se volvían a llenar de leche fresca que se transformaba nuevamente en leche fermentada gracias a los residuos precedentes.

El yogurt se convirtió en el alimento básico de los pueblos nómadas por su facilidad de transporte y conservación. Sus saludables virtudes eran ya conocidas en la Antigüedad.

iogurt1

Propiedades nutricionales:

Hidratos de carbono: El azúcar que predomina en el yogur es la lactosa.

Proteínas de alto valor biológico: Forman, mantienen y renuevan todos los tejidos de nuestro cuerpo. La concentración proteica en este lácteo, es superior a la concentración presente en la leche, esto es debido a la incorporación de extracto seco lácteo en la elaboración. 250 ml de yogur cubren los requerimientos diarios de proteínas de origen animal (15 gr.) de un adulto promedio.

Con respecto a las proteínas existen dos puntos muy importantes que mencionar:

  • Altamente digestibles debido a la proteólisis provocada por las cepas bacterianas.
  • Se encuentran ya coaguladas antes de ser ingeridas, por lo tanto al consumir yogur no existen molestias estomacales e intestinales.

Grasas: Los lípidos influyen directamente en la consistencia y textura del producto. Siempre que el aporte de grasas en nuestra dieta este dentro de los valores normales establecidos, este será beneficioso para nuestra salud, ya que es una fuente energética, está presentes en las membranas celulares y ejercen función de protección a nuestros órganos internos.

Calcio, fósforo y magnesio: Facilitan los procesos de mineralización de los huesos, junto con la vitamina D.

Riboflavina (vitamina B2): Mejora la utilización energética de nuestro cuerpo Vitamina B12 o Cobalamina: Nutriente esencial del tejido nervioso.

Zinc: Importante mineral para el sistema inmunológico que también contribuye a la correcta utilización energética de los carbohidratos.

Vitamina C: Fundamental para cicatrizar heridas, mantenimiento de cartílagos, huesos y dientes sanos.

Vitamina D: Antioxidante que bloquea los efectos de los radicales libres.

¿Los intolerantes a la lactosa pueden tomar yogur?

En aquellas personas cuyo sistema digestivo carece de la enzima lactasa, la lactosa no se descompondrá en azúcares más simples, por lo que habrá una intolerancia a la lactosa.

Dependiendo del grado de intolerancia, las personas con este problema podrán o no tomar yogurt.

A diferencia de otros lácteos, los yogures poseen menor cantidad de lactosa unos 4 gramos gracias al proceso de fermentación. Por lo que mejora la digestibilidad de la lactosa en personas con mala absorción de la lactosa y puede ser mejor tolerado que otro tipo de lácteos como la leche o, incluso, que el queso.

beneficios iogurt

¿Cuáles son las propiedades y beneficios del yogur?

1- Regula la microflora intestinal: Las bacterias presentes en el intestino colaboran con los procesos de digestión, ayudan a la absorción de ciertos alimentos, estimulan el sistema inmune y evitan la proliferación de bacterias patógenas. La microflora intestinal (conjunto de bacterias que habitan normalmente el intestino) puede ser alterada por diversos factores, como estrés, cambios en la dieta, tratamiento con antibióticos, consumo del alcohol, etc.
Los probióticos presentes en el yogurt natural son capaces de restablecer el equilibrio en la flora intestinal, evitando que proliferen bacterias nocivas que podrían causar diversas enfermedades.
El yogur ayuda a estabilizar la flora del intestino y los microorganismos del sistema digestivo, ya que sus bacterias convierten el azúcar de la leche (la lactosa) en ácido láctico, el cual imposibilita el desarrollo de bacterias dañinas en el intestino provenientes de la descomposición de los alimentos.

2- Evita la diarrea y estreñimiento: Previene y mejora los síntomas de diarrea: esto se debe a que el yogur ayuda a reestablecer la flora bacteriana intestinal sana, que se destruye por las diarreas.
Un buen equilibrio en la flora intestinal es importante para prevenir problemas del tracto intestinal como los casos de estreñimiento y diarreas.

3- Protege el estómago: Entre las afecciones estomacales más frecuentes en la población se encuentran la gastritis y las úlceras estomacales o duodenales.

  • Protege el estómago cuando se toman ciertos medicamentos, y ayuda en la minimización de los efectos negativos de los antibióticos.
  • Disminuye los efectos de la gastroenteritis.
  • Es ideal para combatir infecciones en el sistema digestivo, ya que contiene cien millones de bacterias vivas que presentan una gran cantidad de vitaminas del grupo B.

4- Mejora la intolerancia a la lactosa: Es de fácil digestión, razón por la que muchas personas que son intolerantes a la lactosa lo pueden consumir sin problemas.
El consumo regular de yogur mejora la tolerancia a la lactosa, mejorando los síntomas de la intolerancia a la lactosa. Muchas personas sufren de intolerancia a la lactosa. En buena parte de los casos, la intolerancia se debe a la deficiencia de una enzima llamada lactasa, encargada de digerir la lactosa (un azúcar), presente en la leche y otros derivados lácteos. Sin embargo, diversas investigaciones científicas han revelado que ciertos lactobacilos presentes en el yogurt son capaces de digerir la lactosa, facilitando la digestión de este azúcar en las personas intolerantes.

5- Fuente de vitaminas: El yogurt es una fuente importante de potasio, fósforo, riboflavina, yodo, zinc, y vitamina B5. También contiene vitamina B12, la cual mantiene a las células rojas y ayuda al sistema nervioso a funcionar adecuadamente.

6- Gran fuente de calcio: Importante aporte de calcio, mineral imprescindible para la buena salud de nuestros huesos. Las pérdidas diarias de este mineral en nuestro organismo deben ser repuestas a través de la dieta diaria. El calcio presente en el yogur se ha disuelto en el ácido láctico, haciéndose así más absorbible para nuestro sistema digestivo y para su fácil paso posterior a todo nuestro cuerpo. Es muy bueno contra la osteoporosis.

El calcio de los lácteos es el que mejor aprovecha nuestro organismo.

beneficios iogurt2

7- Mejora el sistema inmunológico: Contribuye en la optimización y mejora del sistema inmunológico, activando las defensas naturales del organismo.
Los probióticos reducen la inflamación intestinal, equilibran la población de linfocitos y regulan la secreción de citoquinas, todo lo cual contribuye a disminuir la aparición de alergias
Las bacterias saludables que se encuentran en el yogurt ayudan a enviar señales a las células de estimulación inmunológicas para combatir virus o bacterias dañinas.

8- Reduce el colesterol: El yogurt Reduce los valores de colesterol sanguíneo.
Diferentes estudios demuestran que el consumo de yogur baja los niveles de colesterol en sangre, en consecuencia este alimento debe formar parte de la dieta de aquellas personas que presentan riesgo cardiovascular.

9- Reduce el riesgo de diabetes: Tomar un yogurt diario puede disminuir el riesgo de sufrir diabetes tipo 2, es lo que sugieren los resultados de un estudio llevado a cabo en la Universidad de Harvard. Quienes habían incluido una porción de yogurt en su alimentación diaria tuvieron un 18% menos de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

10- Evita las infecciones vaginales: La candidiasis es la infección vaginal más frecuente. Se trata de una levadura (hongo) que coloniza y prolifera en la zona causando picazón y ardor, entre otras molestias. Algunos estudios indican que el consumo de un yogurt al día puede disminuir la incidencia de este tipo de infecciones, ya que los lactobacilos presentes en el fermento colonizan fácilmente la región, evitando la proliferación del hongo.

11- Mejora el aspecto de la piel: Es un aliado de la salud de la piel, ya que le proporciona suavidad, regeneración, salud y belleza.
El yogurt se puede utilizar para tratamientos de belleza caseros para la piel. Contiene ácido láctico, el cual puede ayudar a exfoliar las capas superiores de la epidermis, aclarar las manchas y decoloraciones, e incluso reducir arrugas. Actúa como un exfoliante para la piel, capaz de limpiar profundamente los poros y eliminar las células muertas.

12- Ayuda a recuperarse tras el ejercicio: Con la correcta proporción de proteínas y carbohidratos, el yogurt, especialmente los altos en proteínas como el griego, son una buena opción para ingerir tras el ejercicio. Las proteínas contienen los aminoácidos que necesitan los músculos para repararse y los carbohidratos reemplazan las energías almacenadas.

13- Combate el sobrepeso y la obesidad: Debemos destacar el bajo contenido en grasa y calorías que tienen los yogures desnatados y así cuando nos entre hambre podemos comernos uno tranquilamente.

14- Ayuda a prevenir el cáncer: Las beneficiosas bacterias presentes en las leches fermentadas también pueden disminuir el riesgo de sufrir varios tipos de cáncer. Aparentemente, la regulación de la flora intestinal promovida por estas bacterias y el estímulo que realizan sobre el sistema inmunitario serían los mecanismos que consiguen el efecto antitumoral.

Información nutricional:
Es una estupenda fuente de fósforo, calcio y magnesio, minerales que son importantísimos para nuestro sistema óseo. Lo curioso es que se encuentran en mayor cantidad en el yogur que en la leche. Por cada 100 g de yogur obtendremos 180 mg de calcio, 240 mg de potasio, 17mg de magnesio y tan solo unas 60-70 Kcal (kilocalorías).
Hablamos con datos del yogurt natural con leche entera.

A más a más…

  • El yogur es un alimento ideal para tomar como desayuno ya que ayuda al intestino a prepararse para recibir los posteriores alimentos del día. Aunque también puede tomarse a cualquier hora del día, ya sea como merienda, para picar o como postres después de las comidas
  • El yogur liga muy bien con salsas y en las ensaladas puede utilizarse como sustitutivo del aceite
  • El yogur contiene la misma cantidad de potasio que un plátano y la misma cantidad de proteína que un huevo o que 30 g de carne.