Seguramente en alguna ocasión cuando hemos estado resfriados nos habrán dicho o habremos escuchado que para aliviar esa sensación de congestión nasal y mucosidad utilicemos agua de mar, ahora veremos el por qué.
Los picores de nariz, la tos, el exceso de mocos, los estornudos… son síntomas propios de la gripe y los catarros que pueden aliviarse con un buen lavado nasal con agua de mar o solución salina. De este modo, conseguiremos despejar las vías respiratorias y evitaremos complicaciones pulmonares. Sin embargo, aunque se trata de una tarea sencilla, es imprescindible hacerlo bien para que surja su efecto reparador.
Historia del lavado nasal
Los lavados nasales son un remedio utilizado desde la antigüedad para aliviar la congestión nasal. Esta práctica fue comenzada a utilizarse en la antigua India, como parte de la medicina ayurvédica.
Según la Organización Mundial de la Salud, la medicina ayurvédica junto con la medicina tradicional china, son dos de los sistemas médicos vigentes más antiguos del mundo.
Los lavados nasales eran llamados “jala neti” en lenguaje sánscrito, lo que significa “limpieza nasal”.
Ellos dicen que esta práctica es el secreto ayurvédico para la salud general y la larga vida.
Se realizaban disolviendo sal marina en agua pura y tibia en una vasija neti (neti pot), diseñada especialmente para esto.
Para realizar este lavado nasal casero, indicaban inclinar la cabeza hacia adelante y hacia un lado. Así, el agua tibia salada entraba por una fosa nasal y salía por la otra.
Consideraban que con esto, las fosas nasales y los senos paranasales eran limpiados del moco excesivo, desechos y toxinas. Los cinco órganos de los sentidos y la energía necesaria para las experiencias sensoriales, eran optimizados de esta forma.
En las culturas orientales (sobretodo en la hindú) se realizan los lavados nasales como medida de higiene habitual. En cambio, en la cultura occidental, la irrigación nasal es una práctica esporádica, que se utiliza habitualmente en bebés y niños pequeños pero que en adultos se emplea sólo como remedio frente a la congestión nasal ocasional provocada por catarros, procesos alérgicos, etc.
Beneficios de los lavados nasales
Los lavados nasales o irrigaciones de agua de mar tienen múltiples beneficios,
Entre sus beneficios están:
– Alivia la congestión nasal, típica de los resfriados.

– Eliminación del moco excesivo y la contaminación de las fosas nasales y senos paranasales.

– Ayuda a prevenir enfermedades de las vías respiratorias.

– Contribuye a evitar la sequedad nasal y a prevenir infecciones por esta vía.

– Alivia los resfriados, alergias y sinusitis.

– Consigue que la nariz esté correctamente humidificada.

– Coadyuvante en el tratamiento de dolores de cabeza y migrañas.

– Evita la sensación de somnolencia, mejorando la claridad mental, puesto que las personas duermen mejor.

– Contribuye a mejorar los síntomas del asma bronquial, especialmente por la noche.

Diferentes tipos de lavado nasal casero

Como realizar los lavados nasales de forma correcta Es imprescindible contar con un dispositivo para pulverizar la nariz. Puede ser una perilla de goma, una botella comprimible o bien una solución de agua de mar isotónica ya preparada específicamente. Todas ellas se encuentran disponibles en la farmacia.
Pasos a seguir:
– Coloca la cabeza sobre el lavabo inclinándola suavemente hacia la izquierda.

– No te olvides de respirar por la boca.

– Introduce la boquilla del dispositivo en la fosa nasal derecha y presiónalo para que el agua de mar llegue a la nariz.

– Importante ajustar la inclinación de la cabeza para que la solución llegue bien a la garganta o hacia los oídos.

– Repetir el proceso con la fosa nasal izquierda

– Para terminar, hay que sonar la nariz suavemente para retirar el agua y el moco restante

En las farmacias existen distintos tipos de soluciones salinas fisiológicas y aguas de mar que podemos usar para hacer los lavados nasales. La principal diferencia es que el agua de mar contiene sales minerales y oligoelementos con propiedades beneficiosas para la salud nasal.
¿Por qué agua de mar?
Lo que distingue el agua de mar del agua clorada o la de río es la cantidad de nutrientes que contiene. Hoy en día, el agua de mar se obtiene a unas latitudes y profundidades perfectamente estudiadas. A continuación se somete a procesos de reducción de sal, para adaptarla a la composición de la mucosa, y a procesos de depuración, haciéndose fisiológica, es decir, adaptándola a las funciones de los seres orgánicos.
Los lavados nasales con agua de mar se recomiendan:
– Para limpiar las fosas nasales de toda la familia diariamente (incluso embarazadas y bebés)

– Para descongestionar de forma natural en casos de gripe, resfriado, alergias, sinusitis…

– Realizar lavados nasales antes de utilizar ciertos medicamentos, como los que vienen en aerosoles, ya que ayudará a que los conductos nasales absorban mejor las medicinas.

En definitiva, es una técnica sencilla pero que en algunos casos puede requerir de cierta práctica, especialmente si se lo realizamos a un bebé. Un poco más adelante de éste artículo os daremos algunos consejos para lavarle la nariz a los más pequeños.

Beneficios del agua de mar pura contra la rinitis y la sinusitis

La rinitis es una afección o trastorno que afecta a la mucosa nasal, y que entre otros síntomas relacionados produce un incómodo picor en la nariz, estornudos, obstrucción y secreciones nasales.  La más común es la rinitis alérgica, dado que el principal factor que ocasiona su aparición son los conocidos como aeroalérgenos, en especial los ácaros del polvo presentes en nuestra casa.
Mientras que, la sinusitis, consiste en la inflamación de los senos paranasales, que son las cavidades huecas que encontramos en los huesos que rodean la nariz. Habitualmente es causada por una infección vírica, bacteriana, fúngica o simplemente por una reacción alérgica.
Los síntomas de la sinusitis son igualmente característicos, puesto que es común que aparezca un dolor en el seno maxilar que se percibe sobre todo en el pómulo o producir dolor de dientes al sentirse en la arcada dental superior.
Como vemos, estos dos trastornos tienen algo en común: afectan a nuestras vías respiratorias superiores (en especial a la nariz), ocasionando molestias relacionadas como pueden ser la presencia de mucosidad y por tanto congestión nasal, problemas para respirar correctamente, picor nasal…
Precisamente el agua de mar pura es de gran utilidad en el tratamiento de la rinitis y la sinusitis. En caso de rinitis es una opción útil porque reduce la excesiva sequedad que puede ocasionar la aparición de costras, actuando como analgésico y antiinflamatorio reduciendo la inflamación y el dolor asociado a éstas.
Dado que en su composición nos encontramos con distintos elementos que actúan sobre la impermeabilización de la mucosa, poseen una acción antialérgica y estimulante de la fagocitosis, y además tienden a actuar directamente sobre la función inmunitaria de nuestro organismo.
Pero estas cualidades no son las únicas, dado que además de reforzar la inmunidad natural de nuestro cuerpo es completamente capaz de ayudarnos a eliminar la mucosidad de forma efectiva gracias a que ejerce un interesantísimo mecanismo de arrastre de las secreciones, fluidificando a su vez el moco viscoso.
El agua de mar pura es un excelente antibiótico natural y bactericida, cualidad que se traduce en que es capaz de eliminar aquellas bacterias que sean nocivas para nuestro organismo, pero respetando aquellas bacterias que sí son buenas.
Además, es un maravilloso antialérgico, de manera que su aplicación es útil en personas alérgicas porque ayuda a reducir la hipersensibilidad a distintos alérgenos. En este sentido el agua de mar se convierte en una opción natural excelente, ya que ayuda a disminuir el consumo de medicamentos relacionados como por ejemplo los antihistamínicos.
En caso de rinorrea (flujo o emisión abundante de líquido por la nariz) y sangrado nasal el agua de mar también está indicado, puesto que disminuye la irritación de los tejidos, ayudando a su vez a regenerar las células y a rehidratar los distintos tejidos de la nariz.

 

Los lavados de agua de mar diarios

Los lavados nasales no sólo son buenos de manera ocasional si no que realizados de manera habitual, mejoran la higiene de las fosas nasales lo que repercute en una mejor respuesta de las mismas ante agresiones externas como puede ser el polen, la polución, el frío, etc. Además, si estos lavados nasales se hacen con agua de mar microfiltrada los beneficios son mucho mayores.
Los sprays nasales de agua de mar, microfiltrada en frío, son altamente efectivos y eficaces para el alivio de los síntomas de las alergias en la nariz y ayudan a mejorar el estado de las fosas nasales ya que el agua de mar, además de hidratar los tejidos y permitir que la mucosidad se afine y se expulsen los agentes irritantes de los conductos nasales, nutre y regenera estos conductos.
Por otra parte, el agua de mar microfiltrada en frío tiene propiedades mucolíticas, antiinflamatorias y antibióticas, ya que contiene 78 de los 104 elementos de la tabla periódica de Mendelèiev y tiene prácticamente la misma composición que el plasma sanguíneo.
Lo mejor de este sistema natural para contrarrestar los síntomas de la rinitis alérgica es que no tiene contraindicaciones y se puede realizar tantas veces como sea necesario.
Preparar tu propia solución salina
Puedes preparar tu propia solución salina de la siguiente manera:
Ingredientes:
– 3 cucharaditas de sal sin yodo.

– 1 cucharadita de bicarbonato de sodio.

– 1 taza de agua destilada o hervida.

Preparación:
– Mezcla los ingredientes y pon a entibiar la solución preparada.

– Vierte la solución dentro de una vasija neti (neti pot). Las vasijas neti, son un pequeño crisol parecido a una tetera pequeña.

– Girara la cabeza hacia un lado, e inserta la boquilla de la vasija en el orificio nasal superior.

– Levanta la vasija a una posición superior, de modo que la solución entre por la fosa nasal, colocada a más alto nivel para que fluya por la otra fosa nasal.

– Dejar ir el agua poco a poco.

– Si la que utilizas es una vasija, también llamada lota, corriente, deberás vaciarla completamente. Si la vasija es grade, bastará con utilizar la mitad de su contenido en cada fosa nasal.

– El procedimiento se realiza en ambas fosas nasales.

– Mientras realizas el procedimiento, debes mantener abierta tu boca respirando por ella, para evitar producir vacío.

– Es importante que te suenes suavemente ambas fosas nasales al finalizar el lavado de cada lado.

– Seca bien ambas fosas, tapando primeramente una con el dedo y espirando por la otra.

– Repite lo mismo al otro lado, hasta que notes que tu nariz ha quedado completamente seca.

Cómo lavarte la nariz con agua de mar pura

No es lo mismo optar directamente por agua de mar pura que por pulverizadores que contienen agua de mar.
Si por ejemplo tienes un exceso de mucosidad y tienes la suerte de poder ir a la playa disfrutar de las cualidades terapéuticas del agua de mar pura es sumamente sencillo, dado que solo tienes que sumergirte en ella e introducir la cabeza en el agua durante algunos segundos, tratando de repetir esta operación en varias ocasiones.
Pero si te encuentras en casa y no puedes ir a la playa, entonces sí puedes hacerte lavados nasales en casa.
En primer lugar lugar debes optar por lavados nasales de agua de mar, que puedes encontrar en farmacias. En caso de que no tengan es optar por lavados nasales con solución salina, igualmente útiles y efectivos.
Como aplicar sprays nasales
– Lavarte las manos e inclinarte sobre el lavamanos situando la cabeza hacia abajo.

–  Introdúcete el pulverizador en un lado de la nariz y aprieta con los dedos el otro lado de la nariz para evitar que la solución se salga.

– Ahora aprieta con suavidad el pulverizador.

– Sigue los mismos pasos para repetir el proceso en el otro lado de la nariz.

– Finalmente deja actuar durante 1 o 2 minutos y suénate la nariz suavemente.

Para respirar adecuadamente, la mucosa nasal está recubierta de un moco protector que atrapa virus, bacterias y partículas en suspensión (polvo, polen,…). Es vital, no sólo para respirar bien, sino también para percibir el olor de forma intensa y disfrutar de los olores que nos rodean. De hecho, los practicantes de yoga son muy conscientes de la importancia de la respiración, y desde hace más de 5.000 años utilizan los lavados nasales para mantener la mucosa nasal limpia y despejada como medio para alcanzar estados de meditación más profundos.
Tener la nariz despejada y limpia facilita el paso del aire y la correcta respiración. Pero no se trata de sacar la suciedad y restos de secreciones de forma rápida o con fuerza, podrías dañar la mucosa nasal. Lo ideal es arrastrar hacia fuera todas esas partículas que están taponando la nariz.
La forma más natural y menos agresiva de limpiar tu nariz es con una solución de agua de mar
El agua de mar arrastra la suciedad y, en función de su concentración en sal (a concentraciones de sal más altas, conocidas como aguas de mar hipertónicas), pueden también presentar un efecto descongestivo.

lavadosnasales3

Principales tipos de lavado nasal actualmente utilizados


. Sprays nasales:

Atomizadores de solución salina o de agua de mar estéril. Los sprays para lavado nasal casero contienen: solución salina normal, isotónica (suero fisiológico). Solución salina hipertónica. agua de mar estéril, normal o hipertónica.
. Jala Neti:

Lavados con vasija neti. El Jala Neti o lavados nasales con vasijas neti, se practica de igual manera como lo hacían en la India antiguamente. – Para realizarlos, puedes utilizar solución salina normal (suero fisiológico) estéril. – Alternativamente puede utilizarse solución salina normal estéril comprada en una farmacia y puesta e entibiar antes de su uso. – O, diluyendo ½ cucharadita de sal sin yodo en 250 ml de agua destilada o hervida y dejada entibiar.

. Nasaline:

– Se llena la totalidad de la jeringa con la solución salina tibia. – Ahora, inclínate sobre un lavabo y aplica la punta de silicona en una de tus fosas nasales, apretando suficientemente para sellarlo. – Inyecta lentamente el agua caliente, mientras respiras tranquilamente por la boca, evitando tragar. – El líquido entra por una fosa nasal y sale por la otras, igual que en el jala neti. – Puedes decir aaaaaaaaaaaaaaaa  durante el proceso. – La irrigación nasal debe durar aproximadamente 10 segundos y luego hacer lo mismo por la otra fosa nasal. – Una vez realizado el lavado, suénate la naríz suavemente.
Algunas veces puede quedar retenido algún poco se solución en tu nariz, saliendo posteriormente. No hay problema con esto.
Puedes prevenirlo inclinando tu cabeza hacia adelante después del lavado y moviéndola de un lado a otro. Así, saldrá el agua retenida.
Cuando la nariz está obstruida, es posible que el agua salina salga por el conducto lacrimal del ojo del mismo lado.
Esto no es peligroso, pero puedes prevenirlo realizando el lavado lentamente.
Es recomendable realizar el lavado mañana y noche, por el tiempo que sea necesario.
Nunca le des mucha presión al embolo de la jeringa, especialmente si tu nariz está obstruida; puedes  introducir el líquido en tu oído medio.

 

Precauciones generales

Al ser un procedimiento llevado a cabo por uno mismo hay que tener precauciones como por ejemplo:
– Nunca le des mucha presión al embolo de la jeringa, especialmente si tu nariz está obstruida, sino se podría introducir el líquido en tu oído medio.

– Ser muy cuidadosos con la limpieza de los instrumentos a utilizar.

– Nunca utilizar agua del grifo o soluciones que no sean estériles.

– Si utilizas agua, que sea destilada o hervida y dejada entibiar previamente.

– Solamente utilizar soluciones estériles preparadas y adquiridas en farmacias.

– Lavar con agua y jabón siempre las partes de los instrumentos que se introducen en las fosas nasales.

– Secar bien los instrumentos antes de guardarlos protegidos contra posibles contaminante.

– Nunca utilizar sal yodada o sal de mar que pueda contener algas, pólenes u otros contaminantes.

– No realizar los lavados si tus fosas nasales están completamente obstruidas.

– Nunca los realices con instrumental o soluciones dudosas.

El lavado nasal casero es algo muy bueno para la salud de su sistema respiratorio y salud general.

Esto vale, siempre y cuando se realice tomando en consideración todas las recomendaciones y precauciones.
Visita la otorrinolaringólogo si presentas, sangramiento nasal, fiebre o dolor de cabeza.
La limpieza nasal del bebé es doblemente necesaria, por ser su respiración fundamentalmente nasal y desconocer las técnicas de sonado.
Rara es la vez que en el marco de una consulta pediátrica por afección de las vías respiratorias altas, no se recomiende el lavado nasal con agua de mar como primera y más natural medida. Y mejor cuantas más veces al día, lo que constituye la prueba más real de su efectividad e inocuidad.

Preguntas frecuentes

¿A partir de qué edad se puede utilizar una solución marina?
Desde el primer día del bebé, ya que su composición es totalmente natural e inocua. De hecho, los lavados nasales con agua de mar constituyen una recomendación universal de los pediatras.

¿Puede dañar las fosas nasales del bebé?
Normalmente las soluciones marinas tienen un microdifusor adaptado a la nariz del bebé. Además, el contenido se dispara mediante una fina y delicada nebulización que limpia en profundidad, sin dañar la nariz del bebé y minimizando las molestias.

¿Cómo tengo que aplicarlo en bebés?
Lo ideal es acostar al niño boca arriba, girando su cabeza y aplicándole el producto en cada una de las fosas nasales. Después, conviene inclinarlo para que termine de expulsar las secreciones.

¿Conviene usar un aspirador nasal antes o después de aplicar el agua de mar?
El uso de un aspirador nasal está indicado después de la aplicación del agua de mar. De esta forma se aspirarán las mucosidades que puedan permanecer en cada una de las fosas nasales, con lo que la higiene nasal queda completada.

¿Tan importante es el lavado nasal?
En los bebés, la limpieza de la nariz es doblemente importante, ya que su respiración es fundamentalmente nasal y desconocen todavía las técnicas de sonado. Además, su organismo es más vulnerable a las bacterias y virus que se acumulan en las vías respiratorias, provocándole infecciones con mayor facilidad.

¿De qué se compone el agua de mar?
El agua de mar es una solución semejante al plasma humano por su contenido en sales y oligoelementos, pero con una concentración evidentemente superior a la de nuestro organismo. Esta semejanza explica que sea tan beneficiosa para nuestra piel y tan eficaz a la hora de descongestionar la nariz y combatir infecciones.
Las sales marinas en suspensión, como el sodio o el cloro, junto con minerales como el yodo, presente en  las algas, ejercen una función beneficiosa sobre el organismo al entrar en contacto con la epidermis. A través de ella, se incorpora a la sangre y al sistema linfático.

¿Puede provocar irritaciones un uso frecuente?
Al ser una solución isotónica, no provoca irritaciones, por lo que se puede utilizar tantas veces como sea necesario. Isotónico quiere decir que su presión osmótica es igual a la del plasma sanguíneo y por tanto, al aplicarla sobre la mucosa nasal, no hay paso de agua al compartimento intracelular, por lo que no provoca irritación.

¿No se contamina de una aplicación a otra?
Muchas soluciones marinas, además de ser soluciones estériles, cuentan con una válvula sin retroceso que impide la contaminación del envase por contacto con los gérmenes. Así, lo puedes utilizar cuantas veces quieras sin peligro de contaminación. Aunque eso sí, limpia bien la parte exterior, por si se hubiera quedado  impregnada alguna mucosidad.

¿Hay que esperar a que la mucosidad sea espesa?
No, más bien conviene realizar los lavados desde el momento en que aparezcan las primeras secreciones. Si esperas a que la mucosidad se vuelva espesa se habrán multiplicado los gérmenes y cada vez se hará más difícil respirar.

Después del lavado nasal, ¿conviene usar gotas corticosteroides para cortar la mucosidad?

El uso de gotas a base de corticosteroides debe indicarlo el pediatra, y nunca más allá de 7-10 días. Normalmente, su aplicación depende del tipo de mucosidad y del tiempo que lleve instalada en el bebé.