Para estos días de calor y con los niños por casa, que mejor que hacer helados caseros y saludables.  Os dejamos cuatro consejos de por qué es mejor hacerlos en casa ¡y ya os estáis poniendo manos a la obra para ir leyendo las recetas e ir haciendo vuestros helados caseros!
¿Por qué es mejor hacer los helados en casa?
– Sabemos de primera mano todos los ingredientes que lleva.

– Nos ahorramos ingerir colorantes, estabilizantes y aromas, aparte de tener más grasas como llevan los helados comerciales.

– Hacer el helado en casa es muy conveniente para quien tenga alguna intolerancia,  alergia alimentaria o problemas de azúcar. Podemos elaborar los helados con ingredientes sin lactosa, sin huevo o sin azúcar.

– Puedes añadir los ingredientes y sabores completamente a tu gusto.

– Helados más gustosos.

Como hacer helados en casa
Lo mejor para hacer deliciosos helados caseros es disponer de una heladera, pero como no toda la gente tiene este electrodoméstico las recetas que os dejamos se pueden hacer sin necesidad de ella. El problema de no tener heladera es que el trabajo es más laborioso y largo, con  una heladera se puede tardar entre 25-40 minutos en hacer el helado mientras que sin ella se puede tardar entre 3-4 horas, teniendo además que mover constantemente la mezcla.
Existe otro método rápido y práctico para hacer helados caseros de una forma más sencilla, este método es conocido como técnica “no churn” (sin mantecar).
En este caso os vamos a ensañar hacer helado de vainilla, uno de los helados que más triunfan.
Ingredientes para 1l de helado:
– 400 gramos de leche condensada

– 1 cucharadita de esencia de vainilla natural

– 480 ml de nata para montar

Preparación del Helado de Vainilla:
– En un bol mezclamos la leche condensada con la esencia de vainilla. Es recomendable que se trate de una esencia natural, sin añadidos.

– En un bol grande vertemos la nata y batimos hasta montarla.

– Una vez tenemos montada la nata le agregamos la mezcla de la leche condensada y la esencia, mezclamos hasta conseguir homogeneidad. La textura resultante es tipo crema o puré, sin grumos.

– ¡Helado listo! Ahora hay que verter la “crema” en un recipiente, poner film transparente en la superficie en contacto con el helado y cubrir con la tapadera. Es recomendable usar un recipiente metálico y más ancho que alto, de forma que el proceso de congelación sea más rápido, lo que ayudará a que nuestro helado sea más cremoso. El helado debe estar en el congelador sobre 4-5 horas aproximadamente.

Esta es la receta más sencilla, pero podemos añadir ciertos toques de sabor añadiendo en el paso 1 un poco de licor, por ejemplo, esto ayudará a que cuando saquemos el helado del congelador no esté excesivamente duro. También podemos añadir trocitos de galleta, chips de chocolate…
Una vez tenemos listo nuestro helado podemos servirlo tal cual, añadir algún topping o usarlo como complemento en otros postres como el brownie, coulant, etc…
Segunda manera de hacer helado:
La otra manera más compleja de hacerlo como si tuviésemos una heladera es la siguiente:
Así que habrá que llevar a cabo métodos ingeniosos que hagan que nuestro helado preparado a mano llegue a ser lo más parecido al obtenido con la heladora.
Es un método que quizás sea el más tedioso, ya que hay que estar pendiente del helado unas cuantas horas. Se realizaría, con la receta escogida, la crema base del helado y se dejaría enfriar bien. Después se coloca en un recipiente con tapa, de plástico o de acero inoxidable, y lo pondríamos a congelar.
A los cuarenta y cinco minutos aproximadamente, remover con una espátula o varillas para deshacer los cristales de hielo que se empiezan a formar. Devolver al congelador. Se repite esta operación cada treinta minutos hasta que el helado se congele. Puede ser que lleve entre dos o tres horas para que esté listo.

Ahora os vamos a enseñar hacer polos Flash (polos de hielo)
Os proponemos unos polos caseros de frutas, en concreto, de dos sabores: fresa y naranja.
Ingredientes (para 10-12 polos):
– 250 g de azúcar

– 250 ml de agua

– 250 g de fresas

– 2 naranjas (200 ml de zumo)

– 1 limón

Elaboración:
– Hacer un almíbar: Poner el azúcar y el agua a calentar en una cazuela y llevar la mezcla a ebullición. Cuando hierva, bajar el fuego y cocerlo durante 2 minutos. Retirar del fuego y dejar que se temple.

– Exprimir medio limón y colocar en la jarra batidora. Añadir las fresas y triturar.

– Verter la mitad del jarabe y seguir triturando. Reservar el resultado.

– Exprimir el otro medio limón y las naranjas. Verter la otra mitad del jarabe y mezclar bien. Reservar el resultado.

– Ayudándote con un embudo, rellena las bolsas para helados flash. Puedes poner en cada molde una etiqueta con el sabor y la fecha de elaboración.

– Cierrar presionando los bordes e introducir en el congelador hasta que solidifiquen.  Es importante no llenarlos hasta arriba porque cuando se congelan el volumen aumenta.

Dónde comprar las bolsas para helados flash
Estos moldes para flash pueden encontrarse en tiendas especializadas en accesorios de cocina. También se pueden comprar online, donde hay diferentes opciones: bolsas reutilizables o desechables.
Animaos hacer vuestros helados caseros y subir una foto a vuestras redes sociales con el hashtag #FarmaciaYanguela
¡Qué tengáis un rico y sabroso verano!