Nunca se le da importancia a los humidificadores, pero con este artículo descubriréis que es un aparato necesario de tener.

¿Qué es un humidificador?

Es un aparato que aporta humedad al ambiente, con el fin de alcanzar un confort óptimo y regular la calidad del aire.  Si por el contrario la humedad es excesiva, lo que necesitas es un deshumidificador. De esta manera se consigue que el aire que se respira sea mucho menos agresivo para el sistema respiratorio.
Si te gusta el cuidado de las plantas sabrás que algunas especies necesitan ambientes con una humedad determinada. El humidificador puede ayudarte a conseguir que tus plantas se sientan como en casa.
Si tienes un negocio en el que el establecimiento esté la mayor parte del tiempo con falta de ventilación, un humidificador puede venir muy bien para ayudar a que tu tiempo en el trabajo no te genere irritaciones, aparte de las que te surjan de tu trabajo y en las que un aparato como este no te puede ayudar.

¿Para qué sirven?

Los humidificadores nos ayudan a mejorar el ambiente mediante el aumento de la humedad, lo que también se traduce en un menor riesgo de que los microorganismos causantes de infecciones respiratorias proliferen. Esto significa que la temperatura y la humedad estén en valores adecuados. Depende de muchas circunstancias que además pueden variar en función del lugar, el clima, la estacionalidad y la presencia de niños en casa. Todo esto unido a que el aire de casa suele renovarse menos, la situación se complica.
Teniendo un humidificador conseguimos que el aire no sea tan seco, lo que evita que el aire produzca irritaciones en la garganta y la piel, también el paso de los resfriados se hace más llevadero si la humedad está entre el 40% y el 60%.
El uso de un humidificador en el hogar puede ayudar a aliviar una congestión nasal y puede servir para disolver el moco de manera que usted lo pueda expectorar. El aire humidificado puede aliviar las molestias producidas por los resfriados y la gripe.
¿Cómo medir la humedad?
Si no estás seguro o tienes dudas de si necesitas un humidificador lo mejor que puedes hacer es medir la humedad de tu casa con la ayuda de un higrómetro. Se pueden comprar en las ferreterías y grandes almacenes, son baratos y pueden ayudarle a controlar el aire que respira para que pueda tomar medidas para mantenerlo en el nivel óptimo.
Al comprar un humidificador, considere comprar uno con un higrómetro incorporado (control de humedad) que mantiene la humedad en un rango saludable. Este tipo de humidificador suele ser un poco más caro que uno básico.

¿Cómo funcionan?

El humidificador es un dispositivo muy sencillo compuesto por un recipiente de agua que, a través de distintos sistemas, se evapora y pasa a formar parte del aire de la estancia en la que esté colocado.
¿Qué tipos de humidificadores hay?
En función de la forma que tienen de incorporar humedad al ambiente podemos distinguir estos tipos de humidificadores:
– Humidificador de vapor frío
Son los más comunes, sencillos de usar y generalmente más económicos. Se llena el depósito con agua fría que pasa a un filtro, a través de un pequeño ventilador el aire va hacia ese filtro húmedo y así va expulsando el vapor a menor temperatura. Sus ventajas además de la calidad del aire es que lo podemos usar en verano y gracias al vapor fino de agua que produce mejora la sensación del aire del lugar.
Tienen el inconveniente de que al llevar ese ventilador son algo más ruidosos en comparación con el resto y que hay que estar pendientes de posibles cambios de filtros, cosa que hay que llevar a rajatabla porque también pueden ser una fuente de crecimiento de bacterias y moho.
– Humidificadores de vapor caliente
Algunos pediatras recomiendan el uso de vapor caliente en lugar de frío, ya que el vapor caliente elimina los gérmenes y los virus durante su formación en el humidificador, además de ser más fácil de respirar por el bebé. Los humidificadores de vapor caliente hierven el agua por mediación de una resistencia eléctrica, con lo que consumen más electricidad y pueden subir la temperatura de la habitación entre 1 y 3 grados. Se deben tomar precauciones con este tipo de dispositivos, ya que existe el riego de quemarse con el vapor caliente en caso de accidente.

– Humidificadores ultrasónicos
Utilizan vibraciones de alta frecuencia e incorporan un sistema de ionización que expulsa al aire iones negativos para crear mayor sensación de limpieza en el ambiente al atacar las sustancias contaminantes del exterior. Se consideran más eficaces porque consiguen una mejor vaporización del aire de las estancias donde se ubican.

– Humidificadores de vapor frío (ultrasónicos)
Estos humidificadores producen vapor a temperatura ambiente, con lo que no aumenta la temperatura de la habitación. Se trata de unos humidificadores que no hierven el agua, sino que generan una fina capa de vapor por medio de ondas de ultrasonidos. El vapor en cuestión, al ser tan fino, penetra mejor en las vías respiratorias. Estos humidificadores producen una niebla que refresca, pero no enfría. Consumen menos electricidad que los aparatos de vapor caliente. Eso sí, requieren una limpieza frecuente para evitar la acumulación de moho o bacterias.

– Humidificadores ozonizadores
Algunos de los humidificadores anteriores pueden incluir este sistema para luchar contra bacterias, hongos y los malos olores de la estancia donde se ubique.

– Vaporizadores
La principal diferencia entre un vaporizador y un humidificador es que el vaporizador hierve el agua en su interior para producir el vapor y aunque los dos proporcionan hidratación a la atmósfera de una habitación, las personas enfermas o muy alérgicas utilizan vaporizadores para que con la ebullición del agua proporcionen una mayor protección y menor probabilidad de propagar gérmenes de forma accidental.

– Evaporadores
Utilizan un ventilador para soplar aire a través de una mecha mojada, filtro o cinturón.

– Humidificador casero:
Aunque lo mejor y más práctico es comprar un humidificador profesional para garantizar un correcto grado de humedad tanto en la habitación como en el resto de estancias de la casa.  En gran parte, porque además de humidificar de forma eficaz, ofrecen otras ventajas.
En el caso de no poder contar con un humidificador, por encontrarte fuera de casa o por cualquier otro motivo, puedes recurrir a un humidificador casero.
Para crear un humidificador casero, no hacen falta muchos materiales. Te damos algunas ideas caseras para elevar el nivel de humedad del ambiente doméstico:

– Recipientes de cerámica para colgar en los radiadores de la calefacción. Son muy prácticos, están hechos de arcilla, un material poroso, y pueden decorarse de mil maneras, para conseguir, además, un efecto decorativo. Se trata de enseres que pueden encontrarse en cualquier tienda de productos decorativos para el hogar, son muy económicos y contribuyen a elevar el nivel de humedad del ambiente.

– Poner el tenderete de ropa húmeda o mojada dentro de una habitación. Dejar la ropa húmeda en el interior de la casa por la tarde o la noche también contribuye a añadir humedad a un ambiente seco y caldeado.

– Dejar el grifo abierto con agua caliente para crear vapor. Dejar salir agua caliente y generar vapor es un buen recurso para aumentar la humedad ambiental, si bien hay que tener en cuenta el gasto de agua y energía que esta opción representa. Aprovecha el rato en que te des una ducha o de otros miembros de la familia y deja abierta la puerta del baño para que el vapor se distribuya a otras estancias.

Otras opciones menos eficaces que actúan de humidificador casero, pero a las que también se pueden recurrir:
– Calentar agua en un recipiente y colocarlo sobre un quemador de esencia, provisto de un espacio para poner una vela. Al mantener la vela encendida debajo, el agua caliente se va evaporando y añadiendo algo de humedad. Además, se puede aprovechar para añadir al agua un aceite esencial 100% puro, de lavanda, eucalipto, menta o árbol de té, por ejemplo, para aromatizar la estancia y conseguir un ambiente muy agradable.

humidificador2

A continuación analizamos los pros y los contras de los tipos más utilizados de humidificador:

Humidificadores de Vapor Caliente

Pros:
– Suelen tener un tamaño más compacto comparado con otros tipos de humidificadores.
– Requieren de poco mantenimiento dado que hierven el agua del depósito, por lo tanto el riesgo de aparición de bacterias es bajísimo.
– Son, por lo general, más baratos debido a la tecnología que usan.

Contras:
– Pueden elevar la temperatura de una habitación aunque esto no se desee.
– Son peligrosos si entramos en contacto con el agua hervida del depósito, o el vapor caliente que expulsan.
– Consumen por lo general más electricidad que otros tipos de humidificadores.
– Algunos modelos son ruidosos debido a su mecanismo de funcionamiento.

Humidificadores de Vapor Frío Evaporativos

Pros:
– Son más seguros, por ejemplo si se caen al suelo, dado que no hierven el agua del depósito. Esto toma cierta importancia cuando hay niños en la misma estancia.
– El vapor que expulsan a penas varia la temperatura de nuestra estancia.
– Suelen ser más baratos debido a su sencillo diseño.

Contras:
– Al no hervir el agua del depósito el riesgo de aparición de bacterias es mayor, por lo tanto requieren de mas mantenimiento o limpieza.
– Disponen de filtros que tendremos que lavar o remplazar con el tiempo.
– Suelen ser algo ruidosos debido al extractor que utilizan para absorber el aire de nuestra estancia.

Humidificadores de Vapor Frío Ultrasónicos

Pros:
– Son más efectivos, creando una niebla uniforme y utilizando menos electricidad.
– Son más seguros, por ejemplo si se caen al suelo, dado que no hierven el agua del depósito.
– El vapor que expulsan apenas varía la temperatura de nuestra estancia.
– Son los más silenciosos del mercado. Esto se debe en parte a la ausencia de extractores y ventiladores en su diseño.
– No necesitan filtros de aire por lo tanto son más baratos de mantener.

Contras:
– Al no hervir el agua del depósito el riesgo de aparición de bacterias es mayor, por lo tanto requieren de cierto mantenimiento o limpiezas periódicas.
– Por lo general los ultrasónicos son un poco más caros debido a la tecnología que usan.

Aspectos a tener en cuenta antes de comprar un humidificador

Antes de comprar uno fíjese en los siguientes detalles:
– La potencia humidificadora
Uno de los parámetros a tener en cuenta al comprar un humidificador es su potencia o capacidad humidificadora, determinada por su máxima nebulización, y el tamaño de nuestra estancia o estancias a humidificar.
Si elegimos, por ejemplo, un modelo demasiado grande y potente para una estancia pequeña, puede ser que acabemos teniendo problemas de condensación y hongos.
Como ejemplo práctico, un humidificador con un factor de nebulización de 230ml/h es mas que suficiente para cubrir un estancia de unos 30 metros cuadrados.
Si vive en una latitud muy fría, el humidificador o vaporizador de aire caliente será el indicado para dar calidez al lugar ya que producen un vapor cálido y relajante mediante el proceso anteriormente descrito que elimina las impurezas del agua antes de dispersar una humedad limpia y fresca por el aire.

– Capacidad del tanque o depósito
El tamaño del depósito de agua es una cuestión de autonomía de funcionamiento, o lo que es lo mismo, el tiempo que puede operar el dispositivo continuamente sin que tengamos que rellenarlo de nuevo.
Como ejemplo un depósito de 2 litros nos proporcionará una autonomía de 8 horas aproximadamente, funcionando a media potencia. Si lo compra con un depósito pequeño solo lo tendrá para unas 3 horas y siquiera alcanzará para la noche completa. Pero esto también depende del modelo y tipo de aparato.

– El control o programación de la humedad de salida
Casi todos los humidificadores actuales disponen de un regulador de vapor que permite seleccionar el flujo de salida de humedad deseado. De esta manera podemos elegir entre distintos niveles de humidificación dependiendo de la humedad de nuestra estancia.
Así mismo existen modelos que incorporan un higrómetro, que simplemente regula la humedad automáticamente, apagando el humidificador cuando se llega al valor deseado y encendiéndolo cuando la humedad relativa vuelve a caer. En términos de consumo eléctrico, esta es la forma más económica de operar.

– Portabilidad y mantenimiento
Asegúrate de que el humidificador es manejable en cuanto a peso, tamaño y forma se refiere. Ten en cuenta que el peso puede variar si el depósito está vacío o lleno.

– Humidificador ruido
La mayoría de los aparatos climatizadores como los deshumidificadores, humidificadores o purificadores hacen ruido. En el caso de los humidificadores los ultrasónicos son los más silenciosos del mercado, esto se debe a que no hierve el agua sino que utiliza ondas de sonido totalmente inaudibles para nuestros oídos.

– Apagado cuando el tanque está vacío
Cada vez los fabricantes se esmeran en añadir la función de apagado sincronizado con el tanque, lo anterior para que no siga funcionando cuando está vacío el depósito.

– Apagado automático
En los modelos más avanzados existe la posibilidad de programar su encendido y apagado, y aunque puede resultar más caro lo puede tener en cuenta ya que al tratarse de un aparato en la mayoría de los casos silencioso, quizás le resultará mejor el que tiene apagado automático el cual además de ahorrar energía le permitirá que esté encendido solo las horas deseadas, por ejemplo por las noches.

– Silencioso
Intentar buscar un humidificador silencioso ya que es incómodo tener un aparato haciendo ruido por las noches, por muy agradable que sea el aire que produce.

– Luces y avisos que se puedan apagar
Hay que tener en cuenta los modelos que tienen luces o avisos mediante sonido o luces. Si queremos tener la habitación totalmente oscura para dormir los modelos con luces no serán los indicados.

– Higrómetro
Según el diseño hay modelos más avanzado, puede buscarlo con Higrómetro incorporado el cual medirá el nivel de humedad de su estancia para mantenerla en el nivel óptimo. (40% -60%).

– Modelos con ahorro energético
Si le es posible escoja el modelo más eficiente con el medio ambiente y también para su ahorro, recuerde que será un aparato que se encienda varias horas al día con lo cual conviene que tenga una buena catalogación de bajo consumo.

– Niebla
Los modelos más punteros del mercado vienen con ventiladores de alta velocidad que impulsan una especie de niebla producida de manera ultrasónica.

– Tecnología anti-microbiana
Los hay que llevan consigo tecnología anti-microbiana que utilizan iones o luz ultravioleta para matar gérmenes e impurezas.

– Filtros
Para hogar no cometa el error de buscar algo que tenga filtros reemplazables, será una molestia, los modelos actuales del mismo precio e incluso menor vienen sin necesidad de ello, decántese por esos.

– Ambientador
Los humidificadores sirven para eliminar los malos olores de un lugar, pero si quiere elegir uno específicamente para combatir los olores mira que tenga depósito para aceites esenciales.

– Decorativos o de diseño
Actualmente son muy vendidos los que aportan una decoración extra al hogar con diferentes formas, colores y materiales.

humidificador1

Mantenimiento y limpieza de aparatos humidificadores

Estos aparatos en realidad son de funcionamiento simple y su mantenimiento no podía ser diferente, con unas breves recomendaciones a tener en cuenta, tendrá una atmósfera sana y limpia en cualquier estancia de su casa.
– El agente más común de la higiene de los aparatos de humidificar el hogar es el moho que puede crecer en el equipo debido al agua estancada. Cuando se vaya de viaje o no lo vaya a utilizar durante un tiempo, deberá limpiarlo y dejarlo seco para que bacterias y hongos no proliferen.

– En caso de que el vapor de en ventanas, alfombras, cortinas, muebles, manteles… deberá girarlo hacia otro lado.

– Pueden reproducirse rápidamente bacterias y moho en los tanques y filtros sucios. Si esto sucede y no se pone remedio los humidificadores pueden ser especialmente problemáticos para las personas con asma y alergias, pero incluso en personas sanas tienen el potencial de causar síntomas parecidos a la gripe o incluso infecciones pulmonares cuando se libera el vapor contaminado en el aire.

– Debe cambiar el agua del depósito diariamente puesto que el moho solo necesita de 48 horas para proliferar en un lugar húmedo.

– En las ciudades con mucha cal en el agua se recomienda utilizar agua de botella o destilada para evitar llevar al aire las partículas minerales del agua y también para que no se obstruyan los conductos del aparato debido a la cal.

– La mejor manera de limpiar el depósito de agua es lavarlo bajo el grifo, solo frotar con las manos y utilizar abundante agua.  Al limpiar la carcasa por la parte que entra en contacto con el agua (allí es donde veremos la suciedad, cal o sedimentos del agua cumulada), hágalo utilizando servilletas desechables y no añada más que agua para limpiar y enjuagar. La carcasa exterior la puede limpiar con un paño humedecido con un poco de limpiacristales o amoniaco.

– Importante que el depósito sea fácil de llenar o de quitar y poner ya que es una acción que deberá llevarse a cabo diariamente.

– Debe ponerlo siempre en una zona plana y nivelada, con su salida de vapor hacia una zona despejada (nunca hacia una pared); mantenga fuera del alcance de los niños y ponga bien recogido el cable de enchufar.

– Es conveniente colocarlo a varios metros de distancia de la cuna o de la cama. Algunos padres deciden colocar el dispositivo en la mesilla de noche de los pequeños, pero no es aconsejable.

– Un pequeño porcentaje de dichos aparatos trae un depósito para añadir alguna esencia de olor, si la tenemos aprovechémosla ya que eso añadirá una buena harmonía en el hogar.  Para ello utilizaremos los aceites esenciales del aroma que queramos, hay que tener en cuenta que con una pincelada de aceite sobre un bombillo o una gota en el depósito con el agua de tu humidificador, podrás tener un delicioso aroma todo el día; recuerda que debe ser un aceite soluble en agua porque sino dejará un residuo en su aparato y puede obstruirlo.

Aceite esencial casero: Para hacer un aceite esencial casero solo tiene que añadir al agua de su humidificador 15 gotas de aceite del árbol del té y 10 gotas de limón bien colado.
– Si el humidificador no tiene higrómetro no es recomendable dejarlo muchas horas funcionando. Ten en cuenta que si hay demasiada humedad en la habitación pueden proliferar los hongos y el moho.

Si el humidificador es demasiado grande para la habitación, aparecerá condensación en el interior de las ventanas, y pueden proliferar las bacterias y el moho dentro de casa. La capacidad se denota generalmente en el envase, pero no debe confundirse con la salida de la humedad que será más de la capacidad del tanque de agua.
La alta humedad puede puede causar condensación en las paredes, los pisos y otras superficies que desencadena el crecimiento de bacterias dañinas, ácaros y moho. Estos alérgenos pueden causar problemas respiratorios, alergias y ataques de asma.
– Cambiar el humidificador y/o filtros regularmente. Si el humidificador lleva algún filtro, deberá cambiarlo al menos con la frecuencia que el fabricante recomienda y más a menudo si está sucio.

– Preparar humidificadores para el almacenamiento: Escurrir y limpiar antes de guardar. Cuando se saque de nuevo habrá que limpiarlo para su uso. Tire todos los cartuchos, casetes o filtros utilizados.

¿Cuándo consultar a un médico?
Si usted o su hijo tiene asma o alergias, hable con su médico antes de comprar un humidificador. El aumento de la humedad puede facilitar la respiración en los niños y adultos con asma o alergias, especialmente cuando hay una infección respiratoria como un resfriado. Pero el vapor sucio o un mayor crecimiento de los alérgenos causado por la alta humedad pueden desencadenar o empeorar los síntomas del asma y las alergias.
Preguntas frecuentes
– ¿Debe mi humidificador funcionar las 24 horas del día?

Depende, si tiene higrómetro podrás dejarlo todo el día puesto ya que mantendrá la humedad adecuada en el ambiente. En caso de que no tenga no podremos pasarnos de humedad como hemos visto anteriormente ya que nos podrá causar más problemas que beneficios.
– ¿Qué tipo de humidificador es más seguro, vapor frío o vapor caliente?

Aunque sea un vapor frío o caliente pueden utilizarse sin peligro si se va con cuidado.
Los de vapor caliente si hay niños en casa no son tan seguros de utilizar por si les dan y se les vierte el agua caliente, aunque el vapor no es probable que sea suficiente para quemar, si lo puede ser la resistencia calentadora del agua o el mismo agua caliente del recipiente.
Por esta razón, un humidificador de vapor caliente requiere mucho más cuidado y consideración al colocar la unidad, para evitar que entren en contacto, especialmente con niños pequeños.
– ¿Puedo añadir un poco de sal a mi humidificador para producir una niebla del océano?

Nunca agregue sal a cualquier tipo de humidificador. Puede destruir los componentes metálicos y reducir la vida útil de su humidificador, obstruir el filtro e impedir un funcionamiento correcto.
– Mi humidificador de vapor frío no produce una niebla; ¿es algo malo?

Usted puede tener un tipo de humidificador que produce una niebla invisible. Si la unidad está funcionando y el nivel del agua está bajando como debe ser no se preocupe. Su manual de instrucciones seguramente le confirmará este tipo de duda.