Qué mejor aliada en verano que una buena rubia, espumosa y fría cerveza.

La cerveza es una bebida alcohólica muy común en gran parte del mundo, se trata de una bebida de origen natural preparada a través de la fermentación de la cebada u otros cereales. Al llevar alcohol, se debe beber de forma responsable. Los grados de alcohol de la cerveza están en torno a los 5º, esto quiere decir que por cada litro de cerveza aproximadamente 50 ml son de alcohol.

Está compuesta por más del 90% de agua, así que gracias a este componente tiene un efecto diurético, además es rica en potasio y baja en sodio, lo que ayuda a limpiar el organismo e impedir la retención de líquidos. A su vez, gracias a su alto contenido en magnesio y potasio, ayudará a prevenir la formación de cálculos renales o piedras en el riñón.

El resto de sus componentes son malta, que es el grano de cebada germinado el cual le da personalidad y carácter a la bebida; el lúpulo, una planta que le da el aroma y amargor característico del producto; y la levadura, que transforma el azúcar del mosto en alcohol.

cerveza2

Ahora veremos los numerosos beneficios que aporta al organismo humano:

  • El lúpulo y la malta es una fuente rica en flavonoides que es un potente antioxidante, lo que esto hace es retrasar el envejecimiento celular. Otra característica peculiar del lúpulo es que estimula el apetito.
  • Es una buena fuente de vitamina B12 y de ácido fólico. Cuando éstos nos faltan, nos pueden conducir a la anemia. La vitamina B12 es esencial para mantener un normal crecimiento, buena memoria y concentración.
  • Es cardiosaludable, ayuda de forma muy positiva a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, así como a disminuir los triglicéridos, el colesterol LDL (colesterol malo), efecto anticoagulante en la sangre.
  • Los minerales que contiene como el silicio, magnesio o fósforo son muy beneficiosos, ya que permiten disminuir los riesgos de enfermedades neurodegenerativas y ayudan a prevenir enfermedades de carácter óseo, ya que aumenta la densidad ósea, previniendo el riesgo de fracturas y osteoporosis.
  • Su consumo responsable ayuda a llevar mejor y reducir los síntomas de la menopausia.
  • Aumenta la cantidad de ácidos gástricos y esto sirve para acelerar el vaciado del estómago, reduciendo el riesgo de padecer una infección provocada por la bacteria Helicobacter Pylori, causante de la úlcera gastroduodenal.
  • Es la bebida con un mayor aporte de fibra soluble a nuestra dieta (17%), por lo que un consumo moderado evita el estreñimiento.
  • En la cerveza están presentes todas las vitaminas importantes del grupo B y también contiene vitaminas A, D y E.

cerveza1

En grandes rasgos os hablaré ahora de la cerveza sin alcohol.

Hay que saber que una cerveza “sin alcohol” son todas aquellas cuya graduación alcohólica es menor de 1% en volumen de alcohol, esto supone que las cervezas sin alcohol pueden legalmente contener alcohol.

Los métodos de obtención de la cerveza “sin” parten del método general de obtención de la cerveza con alcohol y luego se separa el alcohol mediante varios métodos. Al emplear cualquiera de estos métodos, no sólo se elimina el alcohol de la cerveza, sino que también se pierden algunos compuestos volátiles que aportan olor y sabor. Es por esto que las características organolépticas de la cerveza sin alcohol son diferentes a las de la cerveza normal. Aunque consiguiéramos reincorporar todos y cada uno de estos compuestos volátiles, las características de este producto seguirían siendo diferentes a los de la bebida original, ya que el etanol que retiramos en el proceso, también aporta sabor y olor al producto.

Os animo este verano a disfrutar de una buena cerveza fría y de todos sus beneficios.