En esta ocasión os hablaremos de la Fibromialgia, una enfermedad algo desconocida pero actualmente dándose a conocer debido a que van habiendo más casos y sobretodo nos debe sonar más ya que algunos famosos la padecen como por ejemplo el más hablado aquí en España es el de María José Campanario (Mujer del torero Jesús de Ubrique), estos días también se está dando a conocer más la enfermedad por la cantante Lady Gaga, ya que ha tenido que suspender toda su gira programada para este año, pero también la padecen otros famosos fuera del territorio español como Robbie Williams (cantante), Cher (cantante), Morgan Freeman (actor) y como ellos muchos más famosos y anónimos que luchan día a día contra esta enfermedad de por vida e “incurable”.

¿Qué es la fibromialgia?

Es una enfermedad reumatológica que se caracteriza por el dolor crónico generalizado, cansancio y debilidad, persistente durante un periodo mayor a tres meses, pudiendo alargarse por años. Su etimología es desconocida y puede presentarse a cualquier edad, dándose en un 90% de los casos en mujeres de edad media, pudiendo ocasionar severas consecuencias en el estado de salud, capacidad funcional, estado emocional, relaciones personales y calidad de vida de quienes la padecen.
Las personas que la padecen tienen dolor y sensibilidad en todo el cuerpo, esta patología puede manifestarse a cualquier edad, aun que es más relevante en edades medias y en mujeres, aun que los hombres también la pueden padecer pero no son tantos los casos.
En 1992 la Organización Mundial de la Salud, calificó la FM como una enfermedad reumatológica, por lo tanto el diagnóstico debe ser realizado por un reumatólogo, quien determinará el tratamiento a seguir para aliviar los dolores ocasionados.
En la actualidad, la FM es todo un reto para la ciencia y la medicina, puesto que el cuadro clínico y los síntomas que presenta son muy amplios.

¿De dónde viene el nombre fibromialgia?

El nombre de fibromialgia se deriva de «fibro» = tejidos fibrosos (tales como tendones y ligamentos), «mios» = músculos, y «algia» = dolor. Aunque se llamó fibrositosis por muchos años, ahora se le da el nombre de fibromialgia (FM).

¿Cómo se detecta?

Es prácticamente imposible detectarla en un análisis clínico o radiografía, de hecho, toda la sintomatología aparece sin que los médicos encuentren ninguna alteración orgánica que la justifique. Además se suele acompañar de trastornos del sueño y puede asociarse a un síndrome ansioso-depresivo.

Tipos de fibromialgia

La fibromialgia no está dividida en tipos. Los especialistas han clasificado la patología en tipos para adaptar a cada paciente el tratamiento:

  • Tipo I: Pacientes sin ninguna enfermedad concomitante.
  • Tipo II: Pacientes con enfermedades reumáticas y autoinmunitarias.
  • Tipo III: Pacientes con grave alteración en la esfera psicopatológica.
  • Tipo IV: Pacientes simuladores.

Grados de afectación de la fibromialgia

Es importante evaluar el grado de afectación de la fibromialgia, ya que hay diferentes grados de valoración funcional en España clasificados en:

Grado I:

    Afectación vital leve: escalas de valoración clínica con puntuaciones inferiores al 50% y sin interferencia con el funcionamiento o el trabajo.

  • Grado II: Afectación vital moderada: puntuación entre el 50% y el 75% e interferencia con el funcionamiento y el trabajo (pérdida parcial de actividad) .
  • Grado III: Afectación vital grave: escalas de valoración clínica superiores al 75% y marcada interferencia con el funcionamiento y el trabajo; imposibilidad para llevar a cabo el trabajo, o
  • situación de baja temporal por enfermedad.

Síntomas

Las manifestaciones clínicas presentadas por los pacientes son:

  • Dolor muscular: Es el principal síntoma de la enfermedad, suele ser difuso e inespecífico afectando distintas partes del cuerpo.
  • Rigidez: Se presenta en músculos y articulaciones principalmente al levantarse por las mañanas o al permanecer sentados durante largos periodos. Se le llama anquilosamiento.
  • Trastornos del sueño: Dificultad para conciliar el sueño o despertarse en medio de la noche son síntomas frecuentes que además traen como consecuencia el agotamiento por los bajos niveles de energía.
  • Fatiga y cansancio: Aparecen al realizar poco esfuerzo o ninguno, también ocasionados por la falta de sueño.
  • Ansiedad y depresión: Ambos síntomas están presentes a lo largo de toda la enfermedad, principalmente por las limitaciones en su día a día.
  • Problemas intestinales: La fibromialgia tiende a ir de la mano del síndrome intestinal del colon irritable, conduciendo a una inflamación del sistema digestivo, estreñimiento y diarrea.
  • Sensibilidad al tacto: Puede ser producido por el más mínimo roce, moratón o golpe, cuya sensación de dolor se prolonga más tiempo que en una persona sana.
  • Sensibilidad medioambiental: La exposición al humo del cigarrillo, ruidos fuertes, luces brillantes, olores químicos (limpiadores, colonias, etc…) pueden empeorar la sensibilidad del paciente.
  • Dolor de cabeza crónico: Ocasionado por la rigidez de los músculos, expandiéndose por la espalda, hombros y cuello.
  • Deterioro cognitivo: Ocasionando que la persona procese la información con dificultad, pérdida de memoria a corto plazo, poca concentración o problemas para expresarse verbalmente de forma adecuada. A estos lapsus de memoria se les llama “fibroneblina”.