portada4b

Imagen de cerhlaguna.com

La menopausia, momento crucial en la vida de cualquier mujer. Más o menos de repente, cesa nuestra menstruación, lo que significa dejar de ser fértil.

 

 ¿Por qué ocurre?

Las mujeres nacemos con una cantidad de óvulos en nuestros ovarios. De forma paulatina, estos se acaban y dejan de producir estrógenos y progesterona, que conlleva la desaparición de la menstruación.

 

 

¿Cuándo aparece?

En el mundo occidental, la menopausia ocurre entre los 40 y los 60 años, pero en raros casos puede ocurrir antes de los 40, cuyo caso puede ser debido a un cese ovárico espontáneo que no está relacionado con el envejecimiento natural de la mujer.

Se conoce como menopausia precoz aquella que tiene lugar entre los 35 y los 40 años, y la tardía a partir de los 55 años. Lo natural es que se produzca entre los 45 y 55 años.

Hay ciertas causas que pueden adelantar la menopausia, como por ejemplo, la quimioterapia o otros tratamientos esterilizantes como la histerectomía (extirpación del útero con conservación de los ovarios); ciertos hábitos de vida como el tipo de dieta, el estrés, fumar o la exposición a químicos industriales

No hay que olvidar el factor genético, pues si la madre tuvo la menopausia a los 50 años, la hija probablemente le suceda a la misma edad.

 

Las Fases de la Menopausia

  •  Perimenopausia: Período de transición natural hacia la menopausia, cuando empiezan a disminuir las reservas ováricas y aparecen las irregularidades en el ciclo menstrual (que pueden prolongarse durante meses e incluso años).
  •  Postmenopausia: Son los años posteriores al último ciclo menstrual. En dicho momento, cesa también la producción de andrógenos, lo que provoca sensación de desanimo, cansancio, pérdida de masa muscular y ósea, y aumento del tejido graso.

 

La alimentación, el mejor aliado.

Con la menopausia se desarrolla una ralentización del metabolismo, con lo que es aconsejable empezar a controlar el peso antes de entrar plenamente en la perimenopausia. Además, una buena alimentación nos ayudará a soportar los síntomas y combatir posibles consecuencias. Os damos algunos consejos:

  • Los vegetales y la fruta deben ser la base de nuestra alimentación.
  • Aumentar el consumo de calcio y vitamina D.
  • Aumentar el consumo de grasas insaturadas: aceite de oliva, aceite de girasol, frutos secos y, sobre todo, pescados azules.
  • Reducir el consumo de grasas saturadas y las grasas de origen animal, e intentar reducir el colesterol (el cual suele aumentar en dicha etapa ).
  • Reducir el consumo de la sal (en la menopausia aumenta la presión arterial).
  • Los hidratos de carbono de absorción moderada como la pasta, arroz o pan, deben tomarse con moderación puesto que pueden potenciar nuestro cansancio.
  • Evitar productos picantes o alimentos muy calientes para ahorrarnos más sofocos.
  • Tomar abundante agua para hidratarnos. Es recomendable un litro y medio de agua además de la que aportan las infusiones, caldos, frutas, vegetales, etc.
  • Comer 4 o 5 veces al día para evitar hipoglucemias relacionadas con sofocos.

Doctor with female patient

Hacer ejercicio físico cada día.

Nos ayudará a fortalecer nuestros huesos, evitar la pérdida muscular, controlar nuestro peso y mejorar la vitalidad y estado anímico.

 

¿Hay tratamientos?

Pueden tratarse los síntomas por separado; dar complementos naturales como Cimifuga o las Isoflavoans de Soja; o recurrir a la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS). En cualquier caso, es el ginecólogo quien mejor puede aconsejarnos y darnos las alternativas terapéuticas que mejor se adecuen a cada caso.

 

 

By Tania Rodríguez  Yangüela