¿Qué es la micropigmentación?

La micropigmentación, es una especialidad estética de maquillaje permanente y su fin es el de embellecer, corregir o mejorar determinados rasgos de la anatomía corporal, tanto masculina como femenina.

¿En qué consiste?

El tratamiento consiste en la implantación de pigmentos a nivel epidérmico o superficial para dar color y forma a diversas partes del cuerpo, siendo las más habituales en el caso de las mujeres: ojos, labios, cejas y pecho.

La Micropigmentación es una especialidad cuyo objetivo es corregir, equilibrar, modificar y embellecer de forma semipermanente determinados rasgos faciales ( cejas, labios y ojos) o corporales (reconstrucción de areola mamaria, reconstrucción de cicatrices, camuflaje de cicatrices, pieles quemadas…) a través de la implantación de pigmentos a nivel epidérmico.

¿Cuál es su duración?

La duración estimada del tratamiento está comprendida entre 1 y 3 años, ya que se aplica a nivel epidérmico (se introduce y se deposita el pigmento en capas de la piel más superficiales donde existe una renovación celular, a diferencia del tatuaje donde se inserta a nivel dérmico.) donde existe renovación celular y por tanto las partículas de pigmento se van degradando con el paso de los años, aunque los efectos son inmediatos una vez realizado el tratamiento. Siempre se aconseja al cliente que se realice un retoque a los 2 años para mantener la zona en buen estado.

Con el paso del tiempo dichos pigmentos van perdiendo color a la vez que su intensidad se atenúa. Depende en gran medida del tipo de vida de la persona que se halla sometido a este proceso la duración del mismo ya que existen factores como por ejemplo una exposición prolongada al sol que pueden modificar el color y la intensidad de los trazados.

micropigmentacion

Pasos de la micropigmentación

  • El primer paso es la prueba de la alergia, en donde se evalúa si el paciente será apto para que se le realice el tratamiento.
  • Hacer un estudio del rostro.
  • Adaptar el diseño lo máximo posible a los rasgos corporales y fisionómicos del paciente, es fundamental realizar una prueba de diseño previo. (En esta etapa, el profesional realiza un esbozo sobre el resultado final del trabajo).
  • Seleccionar el color que mejor se adapta a la piel de la persona y hacer una prueba con maquillaje no permanente.
  • Durante la realización de la micropigmentación el paciente puede notar sensaciones incómodas, especialmente si el trabajo es realizado en zonas sensibles, como por ejemplo, los ojos.
  • Durante el proceso es importante que la piel esté muy tensa para evitar que se produzcan pellizcos con las agujas.
  • Una vez finalizado el proceso, la piel deberá ser tratada con un antiséptico para evitar cualquier tipo de infección.
  • Por último, después de haber transcurrido unas semanas tras el tratamiento, el paciente debe ir a una sesión de revisión, donde se pueda evaluar si es necesario realizar un retoque sobre el trabajo inicial (suele suceder en bastantes casos), y en caso afirmativo, se realizará dicho retoque con el mayor nivel de detalle posible.

Dolor y anestesia

El procedimiento no es doloroso aunque en determinados casos y dependiendo del paciente se requiere anestesia. Dicha anestesia puede administrarse en forma de gel o a través de una inyección aplicada en la zona a trabajar.

¿Los primeros días me veré raro?

Cualquier cambio, por mínimo que sea, que afecte a nuestra apariencia requiere de un periodo de adaptación. En este caso, además, tenemos que tener en cuenta que durante los primeros cuatro o cinco días la piel micropigmentada se verá un poco más oscura, pero es normal. Se ha aplicado unas pequeñas partículas a la piel, se tiene que notar. Cuando pase ese periodo de reacción, los pigmentos sobrantes se desprenden y la zona micropigmentada se verá perfecta.

micropigmentacion2

Fases de la micropigmentación

  • Primera fase: Tras la realización del tratamiento se produce una inflamación que viene provocada por la penetración repetitiva de las agujas.
  • Segunda fase: En esta fase se produce el proceso propiamente dicho de cicatrización y de formación de costra superficial. Durante la formación de ésta, el color se oscurece. Se trata tan sólo de una apreciación engañosa que desaparece una vez que la costra se cae. Este proceso dura alrededor de unos cuatro o cinco días.
  • Tercera fase: En este momento se produce la renovación de la epidermis y la recuperación del colágeno, componente indispensable para que la piel mantenga su elasticidad. A su vez los pigmentos se redistribuyen de tal manera que aquellos que habían sido depositados en las capas más superficiales desaparecen por renovación celular. Esto trae como consecuencia una disminución de la tonalidad del color por lo que son visibles unos resultados más naturales. Esta fase tiene lugar a los 10 días de la intervención.
  • Cuarta fase: En esta fase se produce la reparación total de la epidermis. Las partículas de pigmento se distribuyen entre las partículas de colágeno y alrededor de los capilares de la dermis. A su vez, se matiza aún más el color ya que los gránulos cercanos a los bulbos pilosos se eliminan rápidamente debido a la secreción sebácea.

Tipos de pigmentos

Los pigmentos que se introducen en la micropigmentación pueden ser de dos tipos: orgánicos e inorgánicos.

  • Pigmentos orgánicos: Aquellos que tienen como elemento fundamental el carbono. Por lo general son menos aconsejables que los pigmentos inorgánicos ya que tienen una mayor incidencia de reacciones alérgicas.
  • Pigmentos inorgánicos: Estos pigmentos tienen como componente fundamental el óxido de hierro. La posibilidad de alergias con este tipo de pigmentos es prácticamente nula. Por otra parte el maquillaje permanente realizado con este tipo de productos ofrece una mayor fijación y garantiza una pérdida de color de manera más uniforme.

Aspectos a tener en cuenta

Antes de la intervención es conveniente evitar estas sustancias para evitar un mayor sangrado ya que licuan la sangre.

  • No tomar alcohol
  • Aspirinas
  • Medicamentos anticoagulantes
  • Suplementos vitamínicos que contengan vitamina E, ajo o de hierbas.

Os dejamos una breve descripción de algunas de las zonas donde se aplica esta técnica.

  • Micropigmentación en los labios: Se debe tener especial precaución con los tonos oscuros, ya que estos se logran a través de la aplicación de cierta cantidad de azul, lo que podría resultar en un delineado labial demasiado oscuro, que endurecería drásticamente el aspecto facial. Para la micropigmentación en los labios es preferible trabajar con tonos cálidos, como los rojos y naranjas.
  • Areolas mamarias: Se pueden practicar dos tratamientos: las reconstrucciones, que se realizan principalmente cuando la areola ha desaparecido por una mastectomía y el camuflaje de cicatrices periareolares, para disimular las cicatrices producidas por cirugías de aumento o disminución del busto.
  • Cicatrices: Se recomienda la micropigmentación cuando la diferencia de color entre la cicatriz y la piel es muy grande. Son tratamientos complicados, donde no siempre se llega a un resultado óptimo.
    Pieles quemadas: Es un tratamiento muy recomendado, ofrece resultados muy satisfactorios.
  • Vitíligos: Es un trastorno de la piel que se caracteriza por la presencia de manchas blancas. Con la micropigmentación se trata de camuflar la zona igualando el color de la parte despigmentada con el de la piel sana.
  • Alopecias incipientes: Permite disimular aquellas zonas del cuero cabelludo donde existe alguna cicatriz o calvicie incipiente. No sirve para zonas donde la calvicie es muy manifiesta. Recrea de forma natural la presencia óptica de cabellos. Pensado esencialmente para los hombres, soluciona también problemas de alopecia femenina o cabellera poco densa.