Historia

El tener piojos no es algo que se haya extendido desde hace solo unos años, sino que existen desde mucho antes del ser humano. Los primeros piojos que han sido encontrados son del 4000 antes de Cristo. Se han encontrado restos de piojos y liendres que datan de hace más de seis mil años, en la conocida como ‘Cueva del Tesoro’ en Nahal Mishmar se han encontrado cinco liendres de esta época. Este hecho nos confirma que la existencia de los piojos y liendres ha venido acompañando al ser humano desde el principio de los tiempos y se han sabido adaptar a la evolución del medio.
De todas las investigaciones realizadas por antropólogos y profesionales que han analizado la evolución sociocultural del ser humano se extrae algo muy sorprendente: ninguno de nuestros antepasados ha sabido cómo eliminar los piojos de manera permanente. Y esto no solo porque los remedios que utilizaban no eran del todo eficientes, sino porque las fuentes de contagio eran mucho más abundantes que en la actualidad. En fin, que los piojos eran parte del día a día de cualquier zona y cultura.
Unos de los periodos más antiguos son en el antiguo Egipto. En esta época habían numerosos casos de piojos. De hecho, numerosos escritos encontrados reflejaban que los sacerdotes más cercanos al faraón recomendaban, para evitar esta molesta plaga, raparse todo el cuerpo. Esta línea también aparecía comentada, de manera un poco menos expresa pero existente, al fin y al cabo, en textos y poemas de la época.
Para mantener una imagen altiva, la solución era el uso de pelucas. Estas, a pesar de que también se encontraban infestadas de parásitos, tenían la ventaja de poder permanecer lejos del cuero cabelludo en momentos de intimidad. Así, al menos, podían dormir tranquilos.
Los piojos y liendres no afectaban de manera más intensa al pueblo llano, debido a que los piojos encuentran dificultades para alimentarse si existe demasiada suciedad y mugre. Por esta razón se puede decir que los piojos, cuanto más atrás en el tiempo nos desplazamos, afectaban más a las clases altas ya que estas disponían de agua con la que lavarse.

 ¿Qué son los piojos?

Los piojos, conocidos científicamente como Phthiraptera, son una clase de insectos ápteros (sin alas), que se alimentan de la sangre del huésped, donde cumplen todo su ciclo vital. Afectan a todas las aves y mamíferos (incluidas las personas), y sus huevos se llaman liendres. Estos parásitos adultos miden entre 0,5 y 8 mm en su etapa adulta.
Los piojos no son peligrosos, y no propagan ninguna enfermedad, pero son contagiosos y pueden pasar de la cabeza de una persona a otra con facilidad. Además, son molestos ya que sus picaduras pueden producir picazón. Si la persona se rasca mucho, la piel puede irritarse y hasta infectarse. Afectan predominantemente a niños de entre 3 y 10 años y a sus familiares. Las niñas son más propensas a coger con una frecuencia superior a los niños.
Los piojos sobreviven hasta 30 días en la cabeza de una persona y pueden poner hasta ocho huevos por día, dichos huevos pueden vivir por más de 2 semanas. Dado que los piojos se reproducen rápidamente, es una buena idea tratarlos lo antes posible.

¿Qué tipos de piojos hay?

Los hay de tres tipos:
1- Pediculus humanus capitis: Son los que se alojan en la cabeza y de los que estamos hablando en éste artículo.

2- Pediculus humanus corporis: pertenecen a la misma especie y suelen vivir en la ropa, las sábanas y las toallas. Ponen sus huevos en las fibras textiles y solo se trasladan temporalmente a la piel para alimentarse.

3- Pthirus pubis: Son los que se alojan en el pubis. Por lo general, se encuentran adheridos al pelo del área púbica, aunque también pueden colonizar el vello de cejas, pestañas, barba, bigote o axilas. Se transmiten durante el contacto sexual.

¿Cómo son los piojos?

Podemos observarlos piojos en tres formas
1- Liendre: Son los huevos, con frecuencia se confunden con escamas de caspa o restos de spray para el pelo. Se encuentran adheridos al cabello a menos de 6mm del cuero cabelludo, de coloración blanca o amarillenta y de forma oval. Los huevos tardan una semana en eclosionar.

2- Ninfas: Se corresponden con el piojo joven, tienen el mismo aspecto que el piojo adulto, pero de menor tamaño. Tienen un color gris-amarillento. Se convierten en sujetos adultos en un período de 7 días y se alimentan de sangre del huésped.

3- Piojo adulto es de tamaño similar a la semilla de sésamo, tiene 3 pares de patas y de coloración blanco-grisácea. Las hembras suelen ser de tamaño algo superior a los machos. Los piojos adultos suelen vivir unos 30 días en la cabeza del huésped alimentándose de su sangre, si se caen de la cabeza mueren en unos 2 días.

¿Qué síntomas producen?

Síntomas
– Prurito intenso en el cuero cabelludo

– Fuerte comezón en detrás de las orejas, cuello y todo el cuero cabelludo.

– Sensación de cosquilleo por el movimiento del cabello.

– Protuberancias pequeñas y rojas en el cuero cabelludo, el cuello y los hombros (las protuberancias pueden producir costra y supurar)

– Pequeñas motitas blancas (huevos o liendres) cerca de la raíz de cada cabello que son difíciles de sacar (confundidas a menudo con caspa)

– Molestia constante.