consejos-resfriado-bebe

Ya es muy molesto cuando los adultos estamos resfriados con muchos mocos, como imaginarse por lo que pasan los bebés, que evidentemente, su salud y bienestar dependen de los “demás”.

Para papás y mamás primerizos es muy importante contar con el apoyo de personas expertas que puedan aconsejaros cómo proceder ante determinadas situaciones “nuevas”, cómo puede ser el primer resfriado de tu bebé.

¡Tranquil@s! Hay remedios para todo, y más para los mocos o procesos catarrales, que son muy frecuentes en los más peques de casa.

 

Lo primero que deberemos hacer es limpiar su nariz.

Debemos extremar la limpieza de la nariz del bebé retirando los moquitos que veamos desde fuera con un pañuelo muy suave y sin presionar con fuerza. Es muy importante hacerlo sobretodo antes de cada toma, y ¡así pueda comer con normalidad tras mejorar su libre respiración!

Para eliminar más profundamente sus moquitos, existen instrumentos de aspiración, muy útiles para despejar la nariz, pero de uso no muy recurrente puesto que causa irritación de las fosas nasales. En caso de ser necesario, podemos usar la pera nasal, pero no más de dos veces al día.

Seguidamente, recomendamos aplicar el suero fisiológico (a veces con la ayuda de una jeringuilla si está muy taponado). El proceso es sencillo: aplicamos unas gotitas en un orificio de la nariz, mientras taponamos suavemente el otro con la mano; y repetimos la operación en el otro orificio.

Sin-título-1

 

¿Otros remedios caseros?

Beber mucho líquido es el mejor remedio para combatir los resfriados, también en los bebés. En caso de darle solo el pecho, éste será suficiente para aportarle toda la hidratación necesaria. Pero si nuestro peque ya es más mayor, es recomendable que beba más líquido que de costumbre.

Es muy habitual que les suba la fiebre en dichos procesos catarrales. Siempre y cuando ésta no sea superior a 37 grados, podemos estar tranquilos pero siempre altera, tomándoles la temperatura cada dos horas. En caso de un aumento de fiebre, deberemos recurrir al pediatra quién nos recomendará el procedimiento más idóneo para combatir los síntomas y mejorar su bienestar.

 

                 By Tania Rodríguez Yangüela