Tomar aceite de oliva antes del desayuno es una buena opción. El aceite de oliva al ser tomado directamente los nutrientes se absorbe mucho mejor y todas sus propiedades se multiplican. Así que antes de prepararte un buen desayuno, puedes ayudar a tu mecanismo a funcionar mejor y empezar un día con energía y saludable.

Beneficios de tomar aceite de oliva en ayunas.

Estimula el tránsito intestinal: Las personas que tienen problemas digestivos y, en especial, estreñimiento, pueden consumir aceite de oliva para combatir este problema. Este ingrediente tiene ligeras propiedades laxantes y estimulantes que contribuyen al movimiento intestinal y expulsión adecuada de las heces. Se deben tomar 2 cucharadas en ayunas.

olioliva2

Previene todo tipo de cánceres relacionados con el sistema digestivo:
Tiene propiedades anticancerígenas diversos estudios realizados en España han determinado que las personas que consumen aceite de oliva frecuentemente en su dieta tienen menos incidencia de padecer cáncer. Este importante efecto podría estar relacionado con su alto contenido de ácido oleico, que es el ácido graso predominante en este alimento. Además, el aceite de oliva contiene antioxidantes, flavonoides, polifenoles y escualeno, los cuales también serían clave en este beneficio.

Favorece la absorción de nutrientes: También está demostrado que su ingesta regulariza el tránsito de alimentos desde el estómago al intestino ralentizando este proceso para su mejor absorción de todos los nutrientes prevenientes de la comida.

Alivia la acidez gástrica y problemas gastrointestinales: El aceite de oliva se compone de una serie de sustancias que neutralizan el efecto nocivo de los ácidos gástricos causantes de la acidez y el reflujo, como si fuera una película protectora del estómago y de sus paredes frente al exceso de acidez que a veces tiene lugar en nuestro estómago. El aceite de oliva crudo tiene un efecto protector en el estómago, capaz de aliviar la acidez y el malestar. Para esto se debe tomar una cucharada con el estómago vacío y esperar al menos 2 horas antes de consumir algún alimento.
También para aliviar problemas gastrointestinales tales como acidez gástrica, dolor de estómago, indigestión y digestiones pesadas, puedes mezclar una cucharada de aceite de oliva y una cucharada de zumo de limón, y beber antes de las comidas.
Actúa como una bebida que ayuda de forma positiva a la hora de reducir los gases, así como la hinchazón abdominal.

Actúa sobre el sistema hepatobiliar y a desintoxicar el organismo: Una combinación de aceite de oliva y limón puede optimizar el trabajo del hígado, riñón, vesícula biliar y contribuir a la desintoxicación del cuerpo. Estos dos ingredientes facilitan la expulsión de toxinas y desechos que obstruyen el funcionamiento hepático y, a largo plazo, afectan la salud. Consume una cucharada de aceite de oliva con zumo de limón en ayunas, una hora antes de las comidas.
Ayuda a dejar de fumar: Acompañar una cucharadita de aceite de oliva con mucha agua ayuda a reducir la ansiedad por fumar y, de paso contribuye a la eliminación de sustancias toxicas del cuerpo. Basta con tomar 5 gotas de aceite de oliva, todos los días, en ayunas.