Las peores de las sospechas se encienden en tu cabecita cuando ves a tu hij@ rascarse la cabeza como si no hubiera un mañana. Seguramente, estés en lo cierto: tienen piojos. Para saber si realmente los tienen, debes examinarles detenidamente el pelo con la ayuda de una liendrera, con especial atención en la zona de detrás de las orejas y la nuca. Puede que lo confundas con la caspa, porque los huevos son también de color blanquecino, pero la diferencia es que la caspa se cae fácilmente, mientras que los huevos permanecen fijos en el pelo aun tocarlos con fuerza.

 

Con el diagnostico hecho, la pregunta que nos viene a la cabeza es: ¿Cómo es posible que los hayan cogido?

Los piojos se transmiten por contacto directo de cabeza a cabeza, es decir, no vuelan ni saltan como algunos piensan. No solo pueden transmitirse por contacto directo, sino también al compartir objetos o accesorios como peines, gorros, bufandas, etc… Un tipo de transmisión, esta vez indirecta, es a través de los peluches, la ropa, y los tejidos que acumulan polvo.

 

¿Cómo puedo prevenir a mis hijos para no contagiarse?

  1. Si tenemos el pelo largo, es recomendable recogérselo.
  2. Evitar el intercambio de peines, cepillos, toallas, gorros, bufandas,… y accesorios varios relacionados con el pelo, cabeza y cuello. En el caso de los peines o cepillos de pelo, debemos limpiarlos con agua ardiendo durante unos minutos al terminar cada uso.
  3. Lavar las sábanas y la ropa a 60 grados, puesto que los liendres (los huevos de los piojos) mueren a partir de los 50 grados.
  4. Asegurarse de aspirar bien las habitaciones, alfombras, moquetas, etc…
  5. Guardar los peluches en bolsas bien cerradas. Así nos aseguramos que los piojos que puedan contener acaben muriendo (no aguantan más de 24 horas fuera de las cabezas).
  6. Sobretodo, debemos informar a la escuela, padres y personas de nuestro entorno del contagio, para así evitar más transmisiones aseguradas.

 

Y lo más importante llegados a este punto: ¿Qué remedios hay para acabar con los piojos?

Existen varias sustancias formuladas para combatirlos. Las más frecuentes e inocuas son la “permetrina 1’5%” (que bloquea el sistema nervioso del piojo) y las “dimeticonas” (siliconas que inmovilizan y asfixian al piojo) .

 

44052_fb2

También podemos optar por remedios caseros y naturales que eliminan igualmente a nuestros “amiguetes”. Os explicamos uno de los que consideramos más eficaces:

  1. Lavar la cabeza con vinagre caliente y dejar reposar 1 hora como mínimo.
  2. Seguidamente, como si fuera un acondicionador, aplicar aceite de coco y dejar reposar durante 15 minutos. Después, enjuagar con agua templada.
  3. Aplicar aceite de árbol de te (unas cuantas gotas al día) para acabar de asfixiar a los piojos dejándolos sin oxígeno.
  4. Para exterminarlos del todo, lavar la cabeza con una mezcla de champú y aceites esenciales, sobretodo de limón e eucalipto, que ayudaran a acabar definitivamente con los piojos y de forma natural.

By Gemma Torà