First aid kit
Los imprevistos siempre surgen cuando menos te lo esperas. Por eso son “imprevistos”. Y aunque suene fatal decirlo, “nunca sabes cuando vas a necesitar un botiquín de primeros auxilios cerca y, sobretodo, ¡bien equipado!”.

 

Para empezar, y si no disponemos de absolutamente nada, podemos optar por comprar un botiquín ya equipado. Seguramente, ya contenga lo más esencial. A partir de ahí, debemos revisar qué contiene y personalizarlo añadiendo aquello que normalmente necesitamos o las personas de nuestro entorno más cercano.

 

¿Cuales son los principales artículos para un botiquín estándar?

1. Aunque tenga pinta de un tanto “freak”, es importantísimo pegar una etiqueta en el botiquín con los contactos de urgencias. Tengámoslos siempre a la vista y que nos sea fácil encontrarlos.

2. Materiales de curas y primeros auxilios: termómetro, tijeras, pinzas, guantes desechables, toallitas limpiadoras, agua oxigenada, vendas, gasas estériles, esparadrapo, algodón y tiritas.

FEC-botiquin
3. Medicamentos según las dolencias. Debemos empezar por los fármacos básicos de uso más común tales como el paracetamol, el ibuprofeno y la aspirina. Como ya hemos dicho en artículos posteriores, el paracetamol es indicado para el dolor y fiebre de baja temperatura; mientras que el ibuprofeno además es antiinflamatorio.

Para dolencias gástricas, los más recomendado son los antiácidos (o más conocido como Bicarbonato) o el omeprazol, aunque para este último es necesaria la prescripción médica.

También pueden ser de ayuda los expectorantes y fluidificantes, que mejoran los síntomas respiratorios.

Para posibles reacciones alérgicas, será vital disponer de antihistamínicos. Pomadas de uso cutáneo para las quemaduras.

Y por último, y según el clima o la zona donde vayamos, es importante contar con algún producto para las picaduras.

Al margen de estos artículos más o menos básicos, la mejor recomendación es siempre personalizar vuestro botiquín, aprovisionándolo con todo aquello que soléis necesitar o soléis tomar por alguna dolencia o enfermedad en particular. Del mismo modo, es vital acompañar los medicamentos de sus prospectos para siempre tenerlos a mano, y comprobar su fecha de caducidad antes de tomarlos.
By Laura Vivas