Las personas diabéticas tienen una alta concentración de glucosa (azúcar) en la sangre. Con el paso del tiempo esto puede afectar al sistema nervioso y a la circulación.

Estas personas pueden tener muchos problemas diferentes en los pies, incluso problemas normales pueden empeorar y agravarles la situación.

El diabético tiene problemas de sensibilidad al calor y al frio, mala circulación en los pies y también presentan una disminución de la sensación del dolor y debido a ello pueden herirse el pie sin percatarse de ello.

¿Qué complicaciones puede dar?

 

Al no tener la misma sensibilidad que una persona sana sus complicaciones se dan más comúnmente:

  • A lo largo de la parte inferior del pie: Base de los dedos de los pies, parte central del pie o en el talón.
  • A los lados de los pies: A lo largo de los dedos pequeños del pie por el roce del calzado.
  • Huesos del tobillo: Roce con el calzado.
  • Parte superior de los pies: Dedos de los pies que rozan con el calzado.

 

A parte de disminución de la sensación de dolor también presentan resequedad en la piel del pie dando lugar a la provocación de fisuras que pueden ser el origen de muchas infecciones.

Una lesión del pie descuidada y no tratada puede tener consecuencias graves.

 

  • Pueden llegar a ser insensibles y menos capaces de sentir el dolor, los cambios de temperatura pueden causar molestias
  • La piel de los pies puede llegar a secarse mucho y se es más propenso a sufrir ampollas, cortes o quemaduras
  • Las heridas pueden tardar mucho tiempo en sanar
  • Los pies y las piernas pueden llegar a doler y ser insensibles

 

Con el tiempo, los nervios pueden dañarse y la circulación sanguínea incluso puede conducir a cambios en la forma de los pies y la forma de caminar.

En la siguiente tabla podemos ver la severidad de las úlceras diabéticas:

 

pie-diabetico

  • Úlceras del pie diabético: heridas que no cicatrizan o que se infectan
  • Infecciones: infecciones de la pie, infecciolnes óseas y acumulaciones de pus
  • Gangrena: tejido muerto que es el resultado de la pérdida completa de circulación
  • Artropatía de Charcot: fracturas y dislocaciones que pueden originar deformaciones graves
  • Amputación: amputación parcial del pie, de todo el pie o debajo de la rodilla

 

¿Cómo tratarlo?

 

Normas para el cuidado de los pies:

 

  • Observar diariamente los pies, buscando cualquier pequeña rozadura, herida o enrojecimiento.
  • Mantener los pies limpios, lavándolos a diario con agua tibia y jabón. El secado debe ser minucioso, esforzándonos por eliminar la humedad de la zona interdigital. Se trata de mantenerlos hidratados, sin humedades ni callosidades. En el caso de que tuviese excesiva sudoración, se recomienda aplicar polvos de talco después del lavado diario.
  • Para el cuidado de las uñas, se deben de utilizar tijeras para uñas y lima de cartón. Hacerlo con buena luz y paciencia para no dañar el pie y si fuera necesario utilizar una lupa y espejo. Nunca se deben utilizar tijeras de punta afilada, cortauñas u otros objetos punzantes. Tampoco limas metálicas, callicidas ni piedra pómez. Se deben cortar las uñas en forma recta evitando cortar los lados. Si uno mismo no puede realizarse estos cuidados se debe acudir al podólogo.
  • Es necesario utilizar zapatos de piel, cómodos y amplios, donde cada dedo tenga espacio con holgura. También conviene que el pie esté bien sujeto, con calzado que se ate con cordones o velcro. Revisar cada día el interior del calzado con la mano en busca de cualquier cosa que, por pequeña que sea como por ejemplo una piedrecita nos pase inadvertida y pueda ocasionarnos una lesión o rozadura.
  • Cuando se estrenan zapatos conviene hacer una adaptación lenta utilizándolos no más de una hora seguida los primeros días.
  • Nunca deben utilizarse calcetines sintéticos y con costuras gruesas, ni ligas o fajas que compriman y comprometan la circulación. Lo más adecuado es utilizar calcetines de fibras naturales (algodón, hilo o lana) y de tonos claros para la detección precoz de las heridas.
  • No fume.
  • Es aconsejable realizar ejercicio diariamente en forma de paseos por terreno llano y a buen ritmo durante, al menos, una hora.
  • Las heridas y curas son preciso que sean evaluadas por el médico, quien le indicará el tipo de cuidados que hay que realizar.