Piojos: ¡los archienemigos!

Las peores de las sospechas se encienden en tu cabecita cuando ves a tu hij@ rascarse la cabeza como si [...]