Consejos para abandonar el azúcar

1.- Comer de manera regular. Es necesario contar con tres comidas sustanciosas y dos colaciones o cuatro comidas moderadas al día. Cuando uno deja pasar mucho tiempo sin ingerir alimento, llega a tener mucha hambre y es más fácil que se le antoje algo dulce para recuperar su energía.
2.- Escoger alimentos integrales. Mientras menos procesado sea un alimento, menor será la posibilidad de que cuente con azúcar refinada.
3.- Desayunar proteínas, grasas vegetales y fitonutrientes. Si una persona desayuna galletas o magdalenas correrá el riesgo de que el azúcar se le antoje mucho el resto del día. Tener un desayuno balanceado es fundamental para prevenir el antojo de azúcar durante el día.
4.- Incorporar proteínas y/o grasas vegetales a cada alimento. Esto contribuye a controlar los niveles de azúcar, pero es altamente recomendable que sean proteínas y grasas de origen vegetal. Incluye más proteína en cada comida. La proteína se tarda más en digerirse, manteniéndonos llenos por más tiempo, y disminuyendo las probabilidades de que nos antojemos de algo dulce.
5.- Añadir especias a los alimentos. Si a los alimentos que consumimos, les agregamos canela, nuez moscada o cardamomo, éstas especias lograrán endulzar ligeramente los alimentos, disminuyendo el antojo por el azúcar.
6.- Consumir vitaminas y minerales. Es fundamental contar con una alimentación rica en frutas, verduras de hoja verde, pescados de agua fría y lácteos con la finalidad de tener una buena ingesta e vitaminas, minerales y ácidos grasos omega 3.
7.- Hacer ejercicio. La actividad física contribuye a reducir la tensión, incrementar la energía y reducir el deseo de consumir algo dulce para tener energía.
8.- Dormir suficiente. Cuando estamos cansados, es común recurrir a un alimento dulce para obtener energía de manera rápida y contrarrestar el cansancio. Un mal sueño está relacionado con las ganas de comer alimentos azucarados durante el día. Además, la falta de sueño nos priva del control necesario de decir que no, ya sean dulces u otros alimentos. En pocas palabras, mientras que la dieta y el ejercicio tienen mucho que ver con mantenerse alejado de los dulces, ninguno de ellos será tan eficaz si no estás durmiendo lo suficiente.
9.- Descubrir trastornos emocionales. Es común que al sufrir una decepción o si se tiene ansiedad, se recurra a los alimentos dulces para sentirse “reconfortados”, pero este “placer” es momentáneo y conlleva diversos efectos nocivos, así que lo mejor es detenernos a explorar nuestro estado emocional y buscar soluciones en caso de contar con algún conflicto.
10.- No comprar dulces. Es fundamental no almacenar en casa o en el trabajo alimentos azucarados para evitar tenerlos a la mano y consumirlos con facilidad.
menosazucar2
11.- Evitar los edulcorantes. Se recomienda no recurrir a endulzantes artificiales.
12.- Leer las etiquetas. Debemos leer las etiquetas antes de consumir los productos de tal forma que podamos conocer su nivel de azúcar y escoger los que tienen menor contenido de azúcar.
13.- Familiarizarse con la terminología. Hay que conocer a que se refieren los términos “jarabe de maíz, alta fructosa, sucrosa, dextrosa, miel, azúcar refinada y moscabado”.
14.- Evitar el azúcar disfrazado. Hay que recordar que la mayoría de los carbohidratos que tomaríamos como “complejos”, que se consumen en forma de panes y pastas, en realidad no son complejos y actúan en el organismo exactamente igual que azúcar refinada.
15.- Evite hacer la compra cuando tiene hambre. Está demostrado que bajar al súper con apetito implica llenar el carro de todo aquello que le entra por los ojos. Haga la compra bien comido, confeccione una lista y diga no a las improvisaciones.
16.- Bebe un vaso de agua. Cuando estás deshidratado, puede que sientas hambre. A veces es difícil entender las señales que tu cuerpo te está enviando… así que antes de comerte un chocolate, prueba tomándote un vaso de agua helada. Lo más probable es que simplemente tengas sed.
17.- Cepíllate los dientes. Uno de mis trucos favoritos para deshacerme de los antojos es cepillándome los dientes. Cuando tengas la boca limpia y fresca, no querrás ensuciarla comiendo dulce.
18.- Cómete una fruta. Esta es una manera saludable de satisfacer tu antojo. El azúcar natural de la fruta no solo sabe divino, si no también te proporciona los nutrientes importantes que tu cuerpo necesita para mejorar tu salud.
19.- Mantener snacks cerca. Una táctica que funciona mucho es tener snackas saludables a la mano. Puedes tener una mezcla de frutos secos, un yogur natural…
20.- Distráete hasta que el antojo desaparezca. Una mente ociosa es el más grande peligro para un cuerpo saludable y sexy. La próxima vez que sientas esos antojos, puedes hacerlos desaparecer ocupando tu mente en algo. Sal a caminar… realiza las tareas del hogar, son muchas las cosas que puedes hacer. Lo que decidas hacer no importa, siempre y cuando hagas algo. Cuando estás ocupado, no tienes tiempo de enfocarte en comidas dañinas.
21.- Puedes probar masticando un chicle sin azúcar. Esto te ayudará a ocupar tu mente y satisfacer el antojo sin comer nada. 22.- Consumir L-Glutamina, que es un aminoácido no esencial que suele neutralizar el efecto de los ácidos en el músculo después del ejercicio y que son los responsables de la fatiga. 23.- Meditar. El tomar conciencia del cuerpo, escuchando la respiración por unos minutos contribuye a que pase el antojo por el azúcar.
24.- Buscar factores emocionales. Es altamente recomendable buscar experiencias emocionalmente agradables que nutran el bienestar psicológico y brinden la satisfacción que requerimos.
Si identificas tres o más de los síntomas enumerados a continuación, tu organismo puede presentar una alteración de la regulación de la insulina y la glucosa

  • Dificultad para concentrarte.
  • Consumo excesivo de cafeína, chocolate o tabaco.
  • Sudoración excesiva.
  • Sed excesiva.
  • Dificultad extrema para levantarte de la cama.
  • Somnolencia, (sueño), a lo largo del día.
  • Irritabilidad si no comes frecuentemente.
  • Necesidad de dormir más de ocho horas cada noche.
  • Incapacidad para “funcionar” si no consumes cafeína y/o nicotina.